Texto 2167 – CARRERA SIN COMPETIDORES

pista

 

¡Cuánta prisa existe en el mundo para llegar a no sé qué lugar a hacer no sé qué cosa! Un simple ejemplo es el del hombre que siendo aparentemente normal y equilibrado se transforma al tomar el volante de su carro para desplazarse “a toda prisa” para llegar a dónde mismo hubiese podido llegar sin tanto apuro. Los corredores de este tipo imaginan a otros corredores que compiten con ellos para llegar inclusive a la próxima esquina. El desorden mental se abraza con el peligro creando una bomba de tiempo. La prisa descontrolada no proviene de la armonía ni la fomenta.

El Zen, como en cualquier actividad humana, también cuenta con un grupo de corredores que va tras el “satori” a como dé lugar y a toda prisa. Pero en realidad, la gente zen verdadera no se preocupa por competir. Para la persona zen no existen otros competidores pues no hay carrera que correr. En el ámbito espiritual y en el del cultivo interior no hay carreras. Todos los ordenados en el Zen deberían saber esto muy bien. Todos estamos en la misma pista y no hay controladores de velocidad ni línea de llegada. No hay carrera. Y La Vía no tiene “final” tampoco. Quienes se sientan en zazen con Mente Clara ya han llegado a donde deben llegar…sin apuro. El satori es tu zazen. Nunca lo encontrarás en ninguna otra parte. Es muy fácil de entender.

Las personas que corren en el Zen son impulsadas por su propia locura y haciéndolo no degustan el sabor de la Vía del Buda. En el Budismo no hay carreras. Las mentes débiles y confundidas ven “pistas” donde no existen. ¿A dónde quieren llegar? No hay a dónde ir.  Donde quiera que uno esté, uno está en la línea de llegada pues eso es lo único que existe. Mañana estarás en otro lugar y allí, bajo tus pies, seguirá estando la misma línea de llegada. Así lo expresó el maestro Dogen Zenji.  ¿Entiendes por qué no hay apuro?

Ojala la gente común pudiera reflexionar con respecto a su apuro psicológico patológico que solo los atormenta y acelera más…para nada. Quienes no disfrutan su “ahora”, no disfrutan su vida. Es importante no apegarse al apuro. Esta no es una buena práctica. Nadie realmente está compitiendo contigo. Solo ves competidores imaginarios (fantasmas, demonios) que viven para agitarte y mantener tu sufrimiento “a millón”.

Todos estamos en la “línea de llegada” todo el tiempo. Darse cuenta de esto es “ser feliz”.

 

Sensei Paul Quintero / Monje zen

 

Texto 2166 – MEDITAR, PURIFICAR LA MENTE Y CURARSE

2166

La meditación puede también curar el cáncer. Conozco a cinco o seis personas que se libraron de esta enfermedad completamente pues recitaron los mantras que correspondían a varias manifestaciones del Señor Buda que ellos conocían. Los médicos les habían dicho que solo contaban con tres meses de vida, pero “purificando” la causa principal de su cáncer – que estaba en sus mentes – vencieron esta terrible enfermedad.

La recitación de mantras también puede sanarnos de otras enfermedades inclusive las que pueden afectar al corazón. Escuché sobre una persona en España que tenía un corazón recrecido  (una condición muy seria) y sus médicos le dieron solo unos meses de vida. El geshe de nuestro Centro Nagarjuna en Barcelona le indicó (para que se sanara) que recitara el mantra del Gurú Shakyamuni Buda: TADYATHA OM MUNÉ MUNÉ MAHAMUNAYÉ SOHA unas 300 mil veces. Geshe-la le indicó este gran número de repeticiones, y este señor se dedicó a repetir el mantra ese número de veces. Su corazón se fue reduciendo hasta lograr su tamaño normal. También sé de un músico español famoso que se recuperó del Sida por medio de la meditación, aunque desconozco los detalles.”

 

Lama Zopa Rinpoche / Making Life Meaningful

 

COMENTARIO: La meditación, tal como lo explicaba mi maestro Taisen Deshimaru es una puerta de entrada a “otra dimensión”. Aunque el Buda no nos indicaba que nos asociáramos mucho con lo sobrenatural, estas prácticas – extensiones de unan vida meditativa  e inspiradas en el cultivo interior – resultan muchas veces en un estado de sanación que proviene de nuestro trabajo interior. Sea este texto una inspiración para muchos que sufren de enfermedades terribles. Visualizar, por otro lado, toda tu sangre como “leche” irrigando todo tu organismo puede curarte hasta de la lepra; y recitar el DAI SAI GEDA PUKU con el rakusu (o kesa) colocado sobre la cabeza puede revertir cualquier enfermedad terrible. (Tomado del libro la Práctica de la Concentración del Maestro Deshimaru)

Nota: Geshe: en tibetano dge bshes, abreviatura de dge bai bshes gnyen,  es un grado académico otorgado a algunos monjes dentro del budismo tibetano.

 

Texto 2165 – EL SILENCIO COMO RESPUESTA

2165

 

A veces uno desea escuchar y lo que debe hacer es guardar silencio”.

Saki Sho / Bodhisattva – Linaje de Taisen Deshimaru

 

COMENTARIO: Una vida de interrogantes te prepara para una vida de respuestas. Estas respuestas, muchas veces son orales o escritas y con ellas deseas descifrar al mundo (sea tu mundo interno o el universo fuera de ti)… pero a veces, hace mucho más bien guardar silencio. De esta manera tu súper consciencia “recibe” respuestas de otra dimensión. No todo lo que se escucha es una respuesta. El silencio – tal como lo ve el Zen- es muchas veces la respuesta.

Texto 2164 – SOPORTES PARA SANAR AL MEDITAR

dalai-lama-frase

En general es mucho más útil optar por un medio que despierte la emoción destructiva que te aflige mayormente: la codicia, el odio, la confusión, el orgullo o los pensamientos extremos. Los puntos focales de la absorción meditativa, antídotos contra las  inclinaciones contra – productivas, se designan como “objetos de purificación del comportamiento”. Estas manifestaciones deben ser afrontadas y no dejadas al abandono pues su poder podrá haceros mucho mal.

1.Si la emoción destructiva que te aflige es la avidez,  tan pronto te asocies con objetos o personas adecuadas, esta va a aparecer de inmediato. En ese caso debes dirigir tu meditación hacia cada una de las partes de tu cuerpo desde la corona de tu cabeza hasta la punta de tus pies: la piel, la carne, la sangre, los huesos, la médula espinal, la orina, los excrementos, etcétera. El cuerpo humano en apariencia es bello. Al detallarlo, parte por parte como en este ejercicio,  ya no nos seduce tanto. Un globo ocular aislado, por ejemplo,  nos atemoriza. Detallen cada elemento, los cabellos, las uñas, los pies y las manos. Al ver su fragilidad y carencia de belleza, su naturaleza profunda se convierte en algo muy diferente a la que estábamos acostumbrados.

2.Si sois propensos a la rabia o a la frustración, debido a vuestras actitudes provenientes de vidas anteriores, ustedes serán presa de la cólera y se saldrán fácilmente de sus casillas. Deben por lo tanto cultivar el amor  deseando brindar la felicidad y sus resultados a quienes carecen de amor cerca o lejos de ustedes.

3.Si la emoción destructiva que os aflige mayormente es la confusión (o la pereza) nacida de la certeza de que los fenómenos nacen sin causa ni condición y que estos son autónomos, entonces ustedes deben meditar sobre la producción condicionada de los fenómenos.  Meditar sobre sus causas y sus consecuencias. Contemplen también atentamente el proceso de renacimiento dentro del ciclo de la existencia que comienza con la ignorancia y concluye con la vejez y la muerte. Alguna  de estas soluciones sacudirá vuestro desorden mental nacido de opiniones erradas y de la misma ignorancia, y exaltará vuestra inteligencia.

4.Si la emoción destructiva que os aflige mayormente es el orgullo heredado de vidas pasadas, será necesario que meditéis sobre los fenómenos de la entidad cuerpo-espíritu. Pongan su atención en los múltiples factores que impiden que experimenten un ser individual. Analicen esto en detalle y se darán cuenta de lo mayúscula que es su ignorancia y como esta desnaturaliza el sentido del “ser”. Cada día los científicos descubren realidades, leyes y comportamientos increíbles a nuestro derredor y esto aumenta nuestra ignorancia sobre el mundo y sobre nosotros mismos.  Entonces, quienes pretenden “saberlo todo” deben llegar a la verdad última de que “nada saben”. Esta es su manera de sanar.

5.Y, si la emoción destructiva que les aflige es el desbordamiento de sus pensamientos, pues pasan de un pensamiento a otro, de esto a aquello…deben concentrarse en sus movimientos respiratorios mientras meditan. Una mente educada a través del ritmo de la respiración regula el flujo aparente de los pensamientos y  el flujo errante conceptual de los pensamientos disminuye inmediatamente.

Si alguno de ustedes carece de todas estas emociones destructivas mayores, pueden no obstante seleccionar cualquiera de estas prácticas/soportes enunciadas para aplicarla mientras meditan. Nada de malo tienen y les ayudarán sin duda a prevenir estos males mencionados.

 

Su Santidad el Dalai Lama / Vers le Bonheur

 

COMENTARIO: A cada demonio interno le corresponde una práctica meditativa para afrontarlo, debilitarlo y extinguirlo. Durante zazen la mente no debe estacionarse en nada, pero durante otras horas del día bien pueden meditar (reflexionar) sobre estos soportes  (prácticas de interiorización) que sin duda ayudarán a sanar sus angustias y males internos. Él bien lo sabe.

 

 

Texto 2163 – OLVIDAR TODO

za-ven

 

“Esta mañana he empezado diciendo que si estamos aquí es que tenemos una frustración, una carencia, la carencia de vernos verdaderamente, y buscamos nuestra verdad en los objetos. Pero cada vez que tenemos un objeto estamos igual de tristes y frustrados, y después venimos a la meditación y buscamos el despertar y como no lo obtenemos, más frustración, en la práctica misma nos volvemos a frustrar. Todo debe ser olvidado, debemos olvidar la persona que medita, la persona que busca, todo, el buscador… y simplemente vivir la meditación”.

Guy Mercier / Monje zen – Linaje de Taisen Deshimaru

 

COMENTARIO: Cuando te sientes en zazen, siéntate tú, pero no te sientes TÚ.

Texto 2162 – SI ESTÁS DEPRIMIDO, VUELVE A CASA

caminante.jpg

 

¿Quién no ha tenido deseos de estar en otro lugar? ¿Quién no ha tenido deseos de hacer otras cosas, supuestamente, más satisfactorias? La verdad es que no estamos en ninguno de esos lugares, cumpliendo nuestros deseos. La verdad es que estamos aquí y es el único lugar en el que podemos estar, ahora.

¿Quién no ha pensado o escuchado “estoy triste porque lo odio y lo quiero”, “me entristece porque es bueno, pero a la vez es malo”? La verdad es que cualquiera de las opiniones dualistas que tengas serán verdad, si tú permites que sean tu verdad.

La creencia de que debemos satisfacer todos nuestros deseos y no poder cumplirlos, así como también los estados mentales dualistas, conduce a una profunda insatisfacción y pueden llevarnos incluso a la depresión. Muchos viven deprimidos sin saberlo. Resulta increíble, más aún, que algunos logran cumplir absolutamente todos sus deseos y aun así, se deprimen… ¿Qué es lo que  ocurre?  – Debes comprender que los deseos de tu ego, no te permiten estar en paz en ninguna parte, así se satisfagan.

Esta tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente, en la que pocas cosas te gustan o divierten, en realidad proviene muchísimas veces del “no poder satisfacer los deseos de tus ancestros“. Estos deseos antiguos forman parte de la herencia mental que recibiste cuando fuiste concebido y mantienen tu atención en el pasado y el futuro, mientras que la vida ocurre a tu alrededor. Te estancan en pasados o futuros inexistentes y te impiden “moverte de un presente a otro“.

Por este motivo, el único deseo que debes satisfacer, es el de traer “tu mente extraviada” plena de deseos ancestrales “de vuelta a casa“. Esto no quiere decir que debas vivir sin aspiraciones, sino que tu propósito principal sea el de “vivir plenamente cada momento“. El de estar completamente presente, abierto, desapegado, flexible y fresco. El único deseo que debemos satisfacer es el de apreciar y vivir plenamente cada instante irrepetible.

Deshazte del ego que juzga “esto es bueno y esto no” y así aprenderás a sentirte cómodo con la forma en que las cosas son. Estar presente es “estar cómodo”.

La meditación consiste pues, en traer la mente a casa” dice el Lama Sogyal Rinpoche. Cuando te sientes a meditar (en un cojín o silla), podrás darte cuenta de que no tenías nada que buscar en primer lugar. A esto en el Budismo lo llamamos “Despertar“.

 

Saki Shō  / Bodhisattva – Linaje de Taisen Deshimaru

 

 

 

Texto 2161 – DURANTE LA MEDITACIÓN…

zen15

 

“En la meditación hay que sentarse sin ego, sin decidir cómo será la meditación, la meditación es la meditación, sin juzgar que la meditación es buena o mala; la mejor actitud con los pensamientos, con las sensaciones, con las emociones es de estar abierto y ver lo que pasa. No quiere decir que no haya que trabajar sobre las emociones, verlas y hacer que no se guarden dentro de la persona y no se hagan malas. Si guardamos la cólera aquí (señala el estómago) después se hace un trabajo muy malo. Hay que hacer salir eso, salir o dejar pasar, y es la sola actitud que no viene de su propia mente, de su propio ego que busca alguna cosa. Hay que aceptar todo lo que pasa en el espíritu, en el cuerpo, tanto la tristeza como la cólera, como expresión misma de la Naturaleza Buda que es un poco difícil de comprender y practicar porque hay cosas que hemos decidido que no están bien, o que son malas”.

 

Guy Mercier / Monje zen – Linaje de Taisen Deshimaru