Texto 2596 – LA SOBRE-ESTIMULACIÓN Y LA MENTE

estim siiiii

La naturaleza del mundo que nos rodea es la sobreabundancia de estimulación. Lo que mueve el sistema  económico de cada país es la necesidad de cantidades siempre en ascenso de estimulación para mantenerse activos, al día. La estimulación visual, acústica, cromática, gustativa actúa sobre las neuronas de la mente humana de manera similar a una droga. En la medida que las personas  se acostumbran a esta estimulación, y tan pronto no la tienen, comienzan a sentirse aburridas, ansiosas; sienten que les hace “falta algo”. Necesitan de esto o de aquello para sentirse plenas, sienten que ciertas cosas les solucionan sus problemas.

Pero nadie se dedica a buscar el origen de ese aburrimiento o de esa ansiedad; por el contrario se dedican simplemente a “prender algo” (televisor, radio, computadora, celular, etcétera) o “llaman a alguien” para entretenerse.  Esto les da la impresión de que les ayuda a sobreponerse a su ansiedad y su aburrimiento, pero en realidad solo las “enmascaras”. Al siguiente día necesitas más entretenimiento, el próximo día, la próxima semana, el próximo mes.

Una vez que la sociedad es atrapada por esta maquinaria, la cantidad de estimulación se hace mayor incrementando su volumen y su información. Esto desequilibra a la mente. Nos perdemos dentro del poder de sometimiento de esa maquinaria. No vemos ninguna salida porque nuestro sistema de valores, y la manera como nos vemos a nosotros mismos y a los demás comienza a ser atrapado por este sistema. Si comienzas a observar detenidamente a este sistema, te darás cuenta de que este nunca termina. Se alimenta de sí mismo, sin final predecible. Se traga a todo el mundo, a familias enteras, todo contexto, y poco a poco alimenta a toda la sociedad para que esta dependa de él.

Es en este punto donde debemos estar claros que el “cultivo de la mente” es esencial para mantener nuestra salud mental. Debemos buscar contar con cualquier tipo de “balance” (equilibrio) sea cual fuere la situación dentro de la que nos encontremos. Todos nosotros, dentro de nuestra propia práctica, volvemos a nuestra mente. Allí desarrollamos la quietud, el silencio y esa felicidad que yace en el centro de nuestra existencia y que no depende de nada externo.

Necesitamos, claro está, poner empeño en nuestra práctica para volver a encontrar ese “silencio”. Prueba de ello es que si encerramos a varias personas (que no se cultivan) en una habitación hermética, al cabo de una o dos horas sus mentes comienzan a “gritar” en su interior. La mente vuelve a hacer contacto con la basura que la ha mantenido estimulada durante tantos años y se desespera.  No es fácil vivir esto. El silencio y la sanidad mental necesitan de nuestro interés, voluntad y constancia para emerger desde lo profundo. La locura colectiva será el único destino de la sociedad si seguimos así.

)Tomado de una charla por Douglas Power durante un Simposio de Estudios Budistas  dictado en 1998 en la Universidad Nacional de Ching Hua de Taiwán. Revista Vajra Boddhi Sea.)

NOTA: La charla dictada por Douglas Power se llevó a cabo en julio 24 de 1998. Han pasado 21 años. ¿Te das cuenta del poder ilimitado y sobrenatural de esos estímulos en este momento?

 

 

Anuncios

Texto 2595 – SIETE FACTORES PARA LA ILUMINACIÓN

640x640

Dentro de la tradición Theravada existe una lista de siete factores para alcanzar la iluminación. No pierdan de vista, no obstante, que la iluminación es tu mente en este mismo momento, es decir, que no debes ir a buscarla fuera de ti mismo. Estos siete factores son la base de tu cultivo interior. Estos son, de manera muy sencilla:

  1. Retiro interior.
  2. Investigar, discriminar y reflejar la doctrina de Buda.
  3. Energía
  4. Alegría interior.
  5. Concentración.
  6. Tranquilidad mental.
  7. Ecuanimidad

El retiro interior es simplemente conocerse profundamente. Es necesario recluirse para estudiar el Dharma, para interiorizarlo, poder discriminar sobre las enseñanzas y así  poder reflejarlas en nuestra actividad y relación con los demás.

En cuanto a nuestra energía (ki), debemos usarla para permanecer en la Vía. La alegría, parte muy importante de esa energía, debe mantener nuestra fe viva y ayudarnos en nuestro cultivo interior y para mantener relaciones nutritivas y profundas con los demás.

La tranquilidad de la mente se logra gracias a esta comprensión adquirida a través del recogimiento y el estudio. Es entonces cuando podemos concentrarnos gracias a los factores mencionados anteriormente. Entonces aparece el séptimo factor, la ecuanimidad. Todo, incluyéndonos, está en un equilibrio equitativo. Nada es más ni menos. La persona ecuánime alcanza la paz dentro de su ecuanimidad.

Buda explicó que estos siete factores son estados naturales de la mente humana. Y, cuando se le preguntó por qué, a pesar de practicar estos siete factores, aún no estamos iluminados, él contesto: “La razón por la cual no están en ese estado se debe a los deseos y al apego que ustedes experimentan”.

NOTA: Tomado de una charla por Douglas Power durante un Simposio de Estudios Budistas  dictado en 1998 en la Universidad Nacional de Ching Hua de Taiwán. Revista Vajra Boddhi Sea.

Texto 2594 – ALEGRÍA INTERNA

este joy

Dentro de la tradición Theravada existe una lista de siete factores para alcanzar la iluminación. No pierdan de vista, no obstante, que la iluminación es tu mente en este mismo momento, es decir, que no debes ir a buscarla fuera de ti mismo. Estos siete factores son la base de tu cultivo interior.

Uno de los factores es la alegría. La persona debe vivir la experiencia de tener una “alegría no basada en el disfrute sensual; se refiere a una alegría interna que permanece sólidamente en nuestro interior y que no depende de nada externo. Esta no depende de tu mente cuando esta se deja llevar por “me gusta esto, no me gusta aquello…y como tengo lo que me gusta, lo disfruto y soy feliz”. El tipo de disfrute/alegría del cual habla el Buda es algo interno, algo que te mueve hacia tu cultivo interior con ánimo y determinación. Esta alegría no depende de nada; es como una llama interna que no se extingue. Mucha gente desea practicar, realizarse, superar la dualidad y calmar la mente discriminativa…pero para eso se necesita esta alegría. Esta alegría es interna, no depende de nada externo…nos dice Buda. Es una alegría auto sustentable. Esta es la alegría que todo practicante debe poseer. Es esencial para seguir nuestro andar en la Vía, para estudiar el Dharma, para alcanzar el despertar. Para estar donde estás,  sentirte bien y realizado.

¿De dónde proviene esta alegría? – Sin duda, y esto es un punto de vista personal,  proviene de un encuentro con uno mismo, de una visita a tu interior y de un dialogo sincero y profundo entre tú y tus propias emociones. No depende de nada externo, nos dice Buda.  La alegría interior solo puede provenir de este tipo de encuentro, de esa mirada hacia tu poder interno, de saber que el caminante de la Vía es feliz por naturaleza propia. Es, por así decirlo, la felicidad inherente a tu condición de Buda. Es algo que todos poseemos.  Algo que se descubre y experimenta gracias al silencio y a la quietud (factores estos necesarios también para alcanzar la iluminación).

Sensei Paul Quintero / Monje zen

Nota: Parte de las ideas fue tomada de una conferencia dictada por Douglas Power durante un Simposio de Estudios Budistas  dictado en 1998 en la Universidad Nacional de Ching Hua de Taiwán. Revista Vajra Boddhi Sea.

Texto 2593 – TIEMPO DE COMPASIÓN…MENTE SERENA

compassion

El Señor Buda nos dio muchos métodos para ayudarnos a aquietar la Mente. La Compasión – ayudar a otras personas, mirar empáticamente no solo a lo que son tus deseos y necesidades, sino a lo que las otras personas necesitan y desean, y desear ayudarlas – nos saca fuera de nuestros propios deseos durante el espacio de tiempo que la practicamos.  Permanecer fuera de nuestros deseos, durante ese tiempo, tiene el efecto de “apaciguar” nuestra Mente.

Douglas Powers / Congreso de Estudios Budistas – 1998 / Revista: Vajra Boddhi Sea

COMENTARIO: Así, ¿o más claro?

Texto 2592 – QUIEN NO MIENTE

peso

Se dice que quien no miente no tiene nada que recordar. Muy buen punto. En el budismo se dice: “Si digo una mentira, debo recordar esa mentira. Debo retener, por lo tanto, esta colección de acciones deshonestas que llevo en mi mente. (Vaya tarea). Si nunca hemos mentido, siempre podemos ser espontáneos, y esta espontaneidad es factor relevante en una mente serena”.

COMENTARIO: Mucho peso, poca serenidad.

Texto 2591 – TOMAR LOS VOTOS, SALVAR A MUCHOS

votos

Al tomar los votos, podemos salvar a muchos seres vivos. Los votos nos sustentan. Si uno no toma los votos budistas, puedes pensar que te estás cultivando, pero cuando las situaciones reales de la vida se presentan, no sabes qué hacer. Por lo tanto, tomar los votos (preceptos) es lo primordial. Luego puedes salvar seres. Si uno cuenta con los votos, es como tener un ferry con el cual puedes ayudar a otros a cruzar de un lado a otro. Si no tienes un barco, ¿cómo podrás llevarlos a otra parte? Los votos son como un barco.

Por otro lado, cada uno de nuestros preceptos es una expresión de nuestra mente calmada y clara. La conexión entre la mente serena y la virtud es absoluta”.

 Shramana Shixian

COMENTARIO: Tomar los votos es nuestra profunda fortaleza.

 

 

Texto 2590 – EL RESULTADO DE LA PRÁCTICA

practice

Mucha gente se preocupa (mientras practica alguna disciplina) por los resultados de su práctica. Aunque usted no lo crea, practicar no tiene que ver con resultados, sino con tu progreso y evolución personal. Esto no es predecible, es algo interno,  simplemente no se ve. Muchos buscan atajos y métodos fáciles (que muchos falsos maestros ofrecen) para alcanzar la iluminación. Están muy confundidos. El maestro zen Brad Warner nos dice al respecto:

Así te parezca muy atractiva la idea de la iluminación pues te parece algún tipo de estado extraordinario, esto es pura tontería. La iluminación verdadera es solo un tu estado normal, natural.

La iluminación es el estado en el que te encuentras en este momento. Si existe algún objetivo en la práctica de zazen, este objetivo es enseñarte a estar lo sufrientemente tranquilo como para que evites andar persiguiendo estados mentales extraordinarios. Se trata de hacerte ver quién eres y qué eres en este momento”.

Como bien puedes apreciar…esta es tu oportunidad para disfrutar tu iluminación. Hagas lo que hagas, estés donde estés.

El verdadero progreso interior se expresa inadvertidamente.

Sensei Paul Quintero / Monje zen