Texto 2960 – LA VERDAD ÚLTIMA

 “La verdad última se sitúa más allá de todo apego”.

Maestro Taisen Deshimaru.

COMENTARIO: Mientras haya tan solo un apego, aún no habremos encontrado la verdad última. Esto se comprende, pero solo se “realiza” si practicamos zazen. Durante zazen no necesitáis nada. Esto nos conduce a no necesitar nada en ningún momento. Así, la verdad aparece con toda su energía y claridad. Conocer la verdad última está más allá de cualquier pequeño y egoísta karma.

Texto 2959 – SIN REALIDAD APARENTE

Si comprendemos que no hay esencia real de las cosas, que el ego no tiene sustancia, estamos unidos al cosmos y a todas las existencias”.

Taisen Deshimaru Roshi

COMENTARIO: Somos pasajeros de la experiencia de la vida. Al resistirnos a comprender esto, tratamos de luchar ignorantemente contra la transitoriedad. Esto es absurdo. Vamos de paso. Somos turistas todo el tiempo. Resistirse a este “pasar armónicamente por la vida” nos convierte en sufrimiento activo. Unirse al cosmos no es una frase poética. Es simplemente vivir conscientemente una vida vasta y hermosa. Vamos todos juntos, budistas y no budistas como pasajeros dentro del Titanic: en algún momento dejaremos de estar. Vivir en conexión con el cosmos es conservar nuestra serenidad en todo momento.

Texto 2958 – SIN HUELLAS

Si queréis ser verdaderamente libres, no debéis dejar huellas”.

Taisen Deshimaru Roshi

COMENTARIO: Las huellas son tu pasado. Si sigues “marcando” tu pasado como quien marca a una res de corral, tú simplemente te apegas a tu pasado. Esto genera sufrimiento. Mucho sufrimiento. El hombre no aprende con mucha facilidad. Asiste a los centros educativos y fortalece su intelecto. Pero la verdadera y profunda sabiduría relativa a la vida no se enseña en colegios. La verdadera libertad es abandonar todo, soltar amarras. El Zen, mediante la práctica de zazen, te enseña a no dejar huellas. Deja que cada pensamiento que surja pase. Este es el vacío del Zen. Toda creación mental debe desaparecer al instante. Solo vive instantes. Esto borra tus huellas. “Seguid siempre el orden cósmico sin ataros a nada”, nos dice el maestro Deshimaru

Texto 2957 – CÓMO VIVIR

“¿Nuestra vida? ¿Qué es la vida? ¿Por qué existimos? Es un problema filosófico. En el budismo, especialmente en el Zen, lo que es importante es cómo comportarse, cómo vivir”.

Taisen Deshimaru Roshi

COMENTARIO: Todo el mundo se distrae con preguntas innecesarias. Un discípulo le pregunta al maestro sobre la muerte. Este le dice que no sabe nada de la muerte. El discípulo le dice: “Pero usted es un monje”. El maestro le contesta; “Sí, pero soy un monje que está vivo”. La gente desea saber solo para volver a preguntar. Esto agota sus mentes. Nuestra vida está pasando minuto a minuto, extinguiéndose. Lo importante para el practicante de Zen es vivir su vida plena y conscientemente. Esto nos serena. Nos hace libres. Vivir la vida plenamente es nuestro verdadero buen karma. ¿Para qué perder el tiempo?

Texto 2956 – ZAZEN Y CONCIENCIA

Zazen es practicar lo que no puede ser pensado por nuestra conciencia”.

Taisen Deshimaru Roshi

COMENTARIO: ¿Cómo es esto? Nuestra conciencia del día a día es limitada. Es una conciencia basada en las causas y los efectos. Es una conciencia-respuesta. Nada original. La conciencia durante zazen es la no-conciencia. Esta no puede ser alterada ni mancillada por nuestro karma generado por la ignorancia. Durante zazen, la sabiduría profunda emerge, y cual un ejército de budas destruye la conciencia limitada. Zazen es no-karma. Es no- conciencia-limitada. Se piensa sin pensar y el mal karma que genera nuestros pensamientos inútiles se disuelve como la sal que es arrojada al río. Solo practicando zazen podréis vivir esta verdad.

Texto 2955 – VENTANA ABIERTA

Durante zazen, el cerebro es como una ventana por la que sopla una fuerte corriente de aire”.

Taisen Deshimaru

COMENTARIO: Las personas desean conservar sus pensamientos erráticos y estúpidos. Aman sus ilusiones. No desean que nadie ni nada los erradique. Practicar zazen es la oportunidad de liberarse de esos pensamientos que fortalecen nuestro karma infernal. Si uno desea cambiar, debe abrir esa ventana y permitirles a varios huracanes entrar y llevarse toda nuestra basura mental obsoleta. Pensar desde la ignorancia es echarle más fuego al infierno que generan nuestros pensamientos sin armonía. Esta la enseñanza Zen. Durante zazen el cerebro y la conciencia se vuelven puros.   

Texto 2954 – ILUSIONES ESTÚPIDAS

El espíritu de la gente está constantemente agitado, como las olas, como el viento. El ser humano crea sus propias ilusiones. Perseguir las sombras de la conciencia engendra ilusión o error. La mayoría de la gente habla según sus propias ilusiones estúpidas. Sus discursos son erróneos pues juzgan el bien o el mal a través de sus propias ilusiones.

Las ilusiones provienen del espíritu inestable que se mueve y erra en función del medio. El satori es la condición estable, normal y original del espíritu.

Nuestra silueta cambia sin cesar como una llama. El contenido de nuestras concepciones y categorías también cambia sin cesar. No hay nada que sea fijo.

Taisen Deshimaru Roshi

COMENTARIO: Una sociedad en crisis es el resultado de las batallas entre los egos. Todos desean ser líderes. Cada quien tiene la razón. Descifran, juzgan y catalogan al mundo según las ilusiones que nacen de sus mentes días tras día. Viven en mundos irreales gobernados por su insania mental. Cada uno de sus juicios es un error. ¿Cómo se puede corregir esto? Es necesario fortalecer la mente y estabilizarla. Evitar que las circunstancias internas y externas nos gobiernen. En el Zen practicamos zazen para serenar la mente; la estupidez del ego debe ser superada por la sabiduría que emerge del Dharma y la práctica de zazen.

Texto 2953 – MIL VECES

El gurú puede decirles a sus discípulos mil veces: “Ustedes son el Ser Verdadero. Ustedes no son lo que imaginan ser. Pero ustedes siguen pidiéndole a su gurú métodos y metas para alcanzar o llegar a ese lugar dónde ya están”.

Annamalai Swami

COMENTARIO: Muchísimas veces el discípulo en el Zen escucha decir que ya él mismo posee la naturaleza de Buda. Pero, su mente apegada a la búsqueda sigue buscando métodos, técnicas y hasta diferentes maestros pues aún no ha comprendido esta singular Verdad. Esto es un gran error. Buscar maestros, métodos y enseñanzas secretas es una pérdida de tiempo. Los verdaderos maestros, como Bankei, insistieron en enseñar: “En primer lugar, ustedes no encontrarán a ningún Buda; ustedes son Budas”. Escuchar y actuar de una vez de acuerdo a la enseñanza es el “despertar”. Esta liberación ocurre cuando sigues con fe las palabras de los antiguos. “Os lo ruego, no perdáis el tiempo”, señala el maestro Dogen. 

Texto 2952 – BUDA Y LA LIBERACIÓN

La intuición es el medio por medio del cual podemos purificarnos. La intuición (la Mente Clara) nos permite escapar, liberarnos del agobio de las cosas. Una vez que nos liberamos de las cosas, uno está libre, sin mancha, iluminado y tranquilo”. – Buda

COMENTARIO: El hombre ignorante pareciera haber nacido para ser un recolector. Recoge cosas toda la vida y esta es la causa principal de su distracción mental. La mente no vive para recolectar cosas, apegarse a ellas y sufrir. Buda vio esto y decidió enseñarnos la manera de escapar de este karma. “Usen su Mente Clara” es lo que siempre nos enseña; esta es la manera de poder ver nuestra aberrada obsesión por las cosas. Poco a poco, el cultivador se concentra y pone su atención en la verdadera actitud a asumir mientras somos visitantes y viajeros en este mundo. A cada acción sincera (de desapego), el hombre se libera de su mal karma: el karma del recolector.

Texto 2951 – ALIMENTOS SAGRADOS

Que nuestros alimentos sean alimentos para calmar la cólera de los demonios, para saciar el hambre de los fantasmas, para despertar de la ignorancia a las bestias y para despertar la compasión innata del precioso humano. Es importante tener en cuenta que es un privilegio ser un humano, más en estos tiempos cuando se escucha decir que somos lo peor que existe en este planeta.

Daniela Chi Do Latorre – Chile / Compañera de la sangha “Zen sin Templos” de Venezuela.  

COMENTARIO: Cada alimento permite salvar, sanar o despertar a un ser sensible. Los alimentos son sagrados. Un hombre sin conciencia no puede digerir lo sagrado de un alimento. Para recibir lo sagrado debemos cultivarnos. Y tener la esperanza viva de que quienes elaboran, siembran y nos hacen llegar los alimentos a nuestras casas son aliados del cosmos. Vaya a todos estos seres nuestra inmensa e ilimitada gratitud.