Texto 4 – NOTAS ZEN No 3

1. La práctica de zazen, la práctica de la Vía, no tienen como propósito arreglar las dificultades de vida del yo, de la persona. La práctica de zazen no es para arreglar problemas psicológicos. Hay gente que dice: “Ah! yo practico zazen desde hace cinco años, diez años, y no me ha servido. En cambio, tal otra cosa resolvió mi problema en mucho menos tiempo”.

2.Están totalmente equivocados sobre el propósito de la Vía, sobre su naturaleza. La Vía resuelve los problemas de la persona quitando la persona. Así no queda problema. Pero si uno se queda aferrado a resolver las dificultades de la vida personal, no puede practicar, no puede practicar de verdad, pues aferrándonos a algo del mundo sensible ¿cómo podemos dejarlo, dejar la persona y todo lo que acompaña la persona, toda la carga? Inclusive si la carga es una búsqueda espiritual. No esperen de zazen que resuelva las dificultades psicológicas del yo en su vida. Para eso están los psicólogos. Practicar la Vía es pasar más allá de la vida y de la muerte.

3.La coincidencia con la realidad tal como es, el encuentro con Dios, no pueden ser el resultado de una actividad mental. Para parar esta actividad o para “salir” de esta actividad mental, tienen que disgustarse con ella. La práctica de zazen nos permite ver, entender, sentir los límites de esta actividad, y nos puede permitir sentir la necesidad de soltar la identificación con, se puede decir, la imagen del cuerpo, la imagen de la mente, la imagen de nosotros mismos. Mientras nos identificamos con cuerpo y mente, no hay salida.

4.No intenten agarrar, o encontrar la realidad, o su naturaleza profunda a través de la actividad mental. La actividad mental manipula imágenes, conceptos, pero no es la realidad misma, no es el Ser completo. El Ser completo es mucho más amplio que el concepto que se puede tener. El concepto de Dios no es Dios. El concepto del Ser no es el Ser. Pero con frecuencia el ser humano es muy prepotente, el yo es muy prepotente y considera que se puede realizar todo a través de la actividad mental, la misma actividad mental que lo genera. Si no están convencidos, íntimamente, verdaderamente, en sus células, de que el yo no es real, tienen que enfrentar su presencia a través de la práctica de zazen sin tregua. Algo lo llama a uno para eso, si realmente comprende la esencia de la Vía. Ese es nuestro combate Zen a través de la Atención y observación, respiración consciente, postura inmóvil, espíritu de no-provecho: mushotoku.

5.La gran mayoría de los practicantes no tienen la firmeza para enfrentar la vida del yo a través de zazen sin tregua. Incluyen el zazen en el sueño del yo. Aquí vienen y después de unas pocas semanas se consiguen buenas razones para huir. Obviamente es fácil encontrar buenas razones en la sociedad, en la vida denominada “normal”. Si están convencidos de que esta vida del yo es un espejismo, deben intentar pararla sin tregua, no seguir más con el cuento. Intentar parar es realmente no seguir, no proyectar, no seguir manteniéndose. Entréguense a la ausencia sin proyectar nada. Es decir, entréguense a una realidad desconocida sin previsión de lo que puede pasar, sin agarrarse de las cosas de la vida del yo, sin querer conservar nada. Entréguense a la novedad. Solo la creatividad libera! Desde el no-ego, evidentemente.

Texto 3 – NOTAS ZEN No 2

-El maestro Kodo Sawaki decía que ya somos perfectos en cualquier momento, que ya tenemos el satori; se ha dicho también que no hay diferencia entre un buda y un ser ordinario. Pero obviamente no es el yo quien ya tiene el satori.

-Dejen caer la ilusión en el instante. Déjense ser debajo de todo este montón de ideas, pensamientos, conocimientos, recuerdos, percepciones; déjense ser en este fondo totalmente apacible dejando toda preocupación; la preocupación por ustedes mismos hace parte de la ilusión y los mantiene en la ilusión.

-No se combate un diluvio con más agua. El ego no se combate teniendo un ego más poderoso, ni teniendo más ilusiones, ni siguiendo la voluntad del ego;  solo abandonando el ego se puede perder de vista su poder y se puede vivir este instante plenamente. Hay que ir más allá del yo.

-El maestro Dogen dijo que la mente es como un caballo loco o un mono saltando de rama en rama en los árboles. Es muy difícil de controlar. Sin embargo tienen que cuidarse de dejarse llevar por los movimientos habituales de la mente cuando se sientan en zazen. No deben sentarse de manera rutinaria. Háganlo siendo conscientes de lo que hacen. . En este instante, sentados en zazen, no tienen familia; en este instante no tienen líos; en este instante no tienen amores; en este instante no son ni ricos ni pobres; en este instante no son felices ni desgraciados y no son buenos ni malos; para que estén enfermos o saludables tienen que traer criterios en el instante. Cuando se quitan los zapatos para su zazen, abandonan también el bulto de las circunstancias de su vida. Si  lo hacen, nada de todo eso aparece. Entonces no puede ser algo esencial, es solamente circunstancial, pertenece al mundo cambiante de las formas. Si quieren encontrar lo que son, tienen que dejar de estar atrapados en eso y volverse “el hombre desnudo” como lo proponía el maestro Rinzai. Zazen es abandonarnos. No llevarnos a ninguna parte. Al espirar conscientemente, el ego pierde su fuerza. Eso sí es Zen.

-El Dhyana  (meditación) no depende de la posición sentado o acostado; la penetración de la realidad no es una cosa únicamente de la práctica de zazen. Zazen es un momento privilegiado, debemos apoyarnos en zazen, porque no somos capaces de conocernos sin zazen, sin sentir lo que pasa en el cuerpo, sin sentir la respiración, sin estar inmóviles para tener disponibilidad con respecto a lo que pasa en la mente. Pero la verdadera contemplación o penetración del ser, no puede depender únicamente de zazen. Si no apoyan su zazen sobre la vida corriente, será solamente un ejercicio de meditación.

Texto 2 – NOTAS SOBRE EL ZEN 1

1.En la postura de zazen, la posición de los pulgares expresa lo que viven. Los pulgares en contacto por su extremidad formando un óvalo con las manos, con el lado de las uñas dirigido hacia arriba no hacia adelante. Si tienen el lado de las uñas dirigido hacia delante hay dos posibilidades probables; la primera es de tener una vida realmente cerrada sobre sí mismo con dificultades de relaciones con los demás, mucha protección, mucha cerradura en el bajo vientre también, la persona vive preocupada únicamente por ella misma; otra posibilidad es la práctica de una especie de quietismo con flojera en los pulgares, flojera en el control de la mente, en la vigilancia, los pensamientos se suceden sin control, y obviamente eso no es zazen. Cuando los pulgares están en la posición correcta se genera una pequeña tensión en los dedos.
Como siempre sucede con la postura, la postura es el reflejo del estado de la mente, del todo, pero también a partir de la postura se puede generar un cambio.

2.Ustedes mismos impiden el despertar. Es importante entender eso para sentir el cambio que pide la práctica de la Vía. Es su actividad misma que impide el despertar, que impide encontrar su realidad. Entonces paren toda búsqueda, tienen que parar el intento de obtener algo, de cambiar algo, la misma necesidad de cambio viene de su actividad en un nivel más profundo. En realidad no hay necesidad de cambiar algo. Entréguense a no hacer nada, absolutamente nada y dejen que Eso aparezca, déjenlo salir, no necesita su intervención, todo lo contrario. Es muy difícil no hacer nada, pero es importante que se pongan en esta perspectiva, si no, van a continuar luchando inútilmente.

3.No es porque limpian el polvo depositado sobre un espejo que van a poder ver lo que está detrás del espejo, más bien quiten el espejo.

4.¿Qué piensan de alguien que toda su vida intenta curar una enfermedad que no tiene? ¡Que es un idiota! Pero es lo que cada uno hace. El yo es una enfermedad que se inventan y que no tienen. ¿Van a pasar toda su vida tratando de remediar esta enfermedad que no tienen? Tienen que llegar a ver el engaño que produce la mente. Ver, entender, aceptar.

5.Si confían realmente en que el yo es un invento de la mente, que es sólo un modo de funcionamiento del sistema nervioso y que no tiene más realidad, si confían en eso ¿por qué no paran de pensar su vida en una perspectiva personal? O, por lo menos, cuando sale esta proyección del yo y de su vida, esta perspectiva personal, ¿por qué no piensan “otra vez esta bobada”? Hacerlo puede facilitar mucho llegar a la realidad tal como es.

6.No hacer nada en el Zen es no producirse uno mismo. Ya uno está hecho, no nos sigamos haciendo. Para qué? Este no soy yo.

Texto 1 – SANAR ELIMINANDO EL EGO, SE PUEDE?

Inducción al coma:

Se ha reportado en el mundo un caso (el de la paciente Jeanna Giese) de supervivencia a la rabia. Ocurrió después de que se indujera al paciente a un estado de coma. Mediante este proceso, los médicos fueron capaces de curar la enfermedad en ese caso particular.

Intentos posteriores de coma inducido como método de tratamiento, han fallado. El 10 de abril de 2008 en Cali, Colombia, periódicos locales reportaron que al parecer un paciente de 11 años de edad se recuperó satisfactoriamente de esta enfermedad tras la inducción de un estado de coma. Sin embargo no se ha comprobado científicamente la veracidad de estas afirmaciones.

La única persona que ha sobrevivido a la rabia en el mundo ha sido una joven norteamericana. Fue picada por un murciélago. Nadie le presto mucha atención al incidente y solo se le lavo la herida con agua oxigenada. Y 4 semanas después, debido a un agotamiento físico/mental/neurológico se le diagnostico con rabia. Se llamó a sus padres desde el hospital para que la dejasen morir en el mismo hospital o en su casa. Una vez contraída la rabia en un ser humano (pasados los 3 días), esta no puede ser revertida por medio alguno. La persona es desahuciada y se le deja morir.

A un doctor en el hospital se le ocurrió una idea para salvarla que no había sido probada nunca ni en humanos ni en animales: inducir un estado de coma en la joven para permitirle a su sistema inmunológico defenderse mientras dure el coma inducido. Esto sonaba muy atrevido, pero los padres accedieron con el único fin de no dejar morir a su hija. Se le fueron quitando las funciones vitales para lograr el estado de coma y se esperaron unos 15 días para ver si su cuerpo respondía. Y se logró.

Desde un estado de no-ego (sin ilusiones, memorias, intenciones, pensamientos, conceptos, razonamientos) el cuerpo recurrió a su sabiduría interna y logro vencer al virus de la rabia. Se necesitó prácticamente un estado de mu shin (no pensar) para despertar una energía interna sanadora y reparadora.

Cuando deseamos sanar, debemos abandonar toda idea del ego. Ir más allá de la mente intranquila y necia. Podríamos citar las palabras del maestro Dogen Zenji: abandonar cuerpo y mente (shin jin datsu raku). Solo olvidándonos de nosotros mismos, de nuestra enfermedad (que no es nuestra) podemos llegar a una condición de equilibrio sanador. Sin pensar (hishiryo) el ser humano permite a su verdadero ser interior corregir cualquier irregularidad. Sin quererlo o sin saberlo este doctor probó la enseñanza del Buda Shakyamuni. Por eso, abandonar el ego, clínicamente es una oportunidad para volver a la condición normal del hombre. Eso es lo que ensena el Zen: Olvidarse de uno mismo (Dogen) y Ser el hombre desnudo (Rinzai).

Hello world!

Welcome to WordPress.com. After you read this, you should delete and write your own post, with a new title above. Or hit Add New on the left (of the admin dashboard) to start a fresh post.

Here are some suggestions for your first post.

  1. You can find new ideas for what to blog about by reading the Daily Post.
  2. Add PressThis to your browser. It creates a new blog post for you about any interesting  page you read on the web.
  3. Make some changes to this page, and then hit preview on the right. You can always preview any post or edit it before you share it to the world.