Texto 77 – BAILAR ES SIMPLEMENTE UNA CONVERSACION ENTRE DOS PERSONAS

En el mundo espiritual existen tantas recetas, ofertas, talleres, sugerencias…que a veces es muy difícil seleccionar lo que mejor se adapta para nuestra vida. Probamos de todo, y muchas veces pagamos fuertes sumas por seminarios y hasta viajamos a otras ciudades o países para escuchar a algún maestro que nos instruya en eso del sosiego mental. Pero existe una terapia muy sencilla, divertida, dinámica y muy humana que está a nuestra disposición para alegrar nuestra vida y llenarnos de vida y de optimismo. Esta terapia no es cara, ni difícil de llevar a cabo. Me refiero a bailar.

 

“Bailar es una conversación entre dos personas. ¿Hablamos?” – Esta es la mejor manera para ponernos en acción y bailar con un amigo, un familiar y hasta con una persona a quien acabamos de conocer. De inmediato las energías de las dos personas se ponen en movimiento para ejercitar (siguiendo un ritmo agradable) nuestro poco o gran dominio de unos pasos. La palabra pasos sugiere una caminata. Un viaje. Un paseo. Y es así. El baile te lleva a otra parte…a una zona emocional en la cual puedes olvidar tus problemas y bañarte con la energía proveniente de un campo de radiación de endorfinas en el cual la alegría y el movimiento llevan a un éxtasis particular.

 

Películas como Saturday Night Fever (John Travolta), Bailamos (Richard Geere) y Dirty Dancing (Patrick Swayze) nos ayudan a captar el poder de sanación que existe en el baile. Al verlas recuperamos nuestros años perdidos, volvemos a sentir nuestra emoción al encontrar al ser amado y nuestros deseos de hacer cosas nuevas y divertidas. Bailar es cambiar nuestra energía…sin terapeutas, sin psicólogos, sin gurús. Es un Feng-Shui personal a través de la música y el movimiento corporal.

 

De hecho, la nueva pedagogía proveniente de países como Brasil nos enseña que al bailar nuestro cerebro límbico se duerme y de ese modo podemos estar más atentos al momento de recibir nueva información en clase. Esta nueva pedagogía propone que cada clase debería comenzar con unos 5 minutos de bailoterapia. Esto es especialmente sugerido para personas (alumnos) cuya mente está muy apresurada captando mucha información y que son muy hiperquinéticos. Su notoria falta de paciencia, por el hecho de vivir en un mundo tecnológico/virtual que requiere de mucha prisa, es realmente controlable a través del baile. Los niños apáticos también pueden nutrirse de este baile pues el baile les duerme lo que a ellos les impacienta. Mover el cuerpo, seguir un ritmo…calma la mente.

 

Recuerde que cuando usted despierta al otro día de haber tenido una fiesta en la cual su cuerpo  bailó y disfrutó, usted se siente sosegado, pleno, feliz y liviano. Eso es calmar la mente con el cuerpo. ¿Bailamos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s