Texto 57 – LA TIRANIA DEL PENSAMIENTO EMPOBRECIDO

¿Te despertaste hoy pensando en algo ocurrido ayer? ¿O te despertaste recordando las palabras del cobrador que te visitó ayer, o las palabras de la señora que viste en la panadería ayer tarde? O, peor aún, con el mismo pensamiento trivial de cada mañana – qué comeremos hoy?, ¿Cuánta ropa tengo que lavar?, es tarde…los niños deben llegar a tiempo al colegio; me quede dormida otra vez; qué calor hace; ¿Dónde estarán mis lentes? ¿Estos son tus pensamientos de todos los días?

 

Pero, qué tal si te hubieras despertado hoy diciéndote: “Hoy leeré un pedacito dela Biblia para animar mi vida; preparare una receta nueva de cocina y tomare una copa de buen vino: escribiré una carta a mi amiga Luisa. Y te levantas de la cama, te cepillas, te vistes con una blusa nueva (algún día hay que estrenarla), colocas un CD de Andrea Bochelli o de cantos Gregorianos que guardabas desde hace 6 meses (y no habías escuchado)…acto seguido vas al frente y riegas tu jardín y te propones comprar la mata de orquídeas que siempre has deseado esta mañana; te miras al espejo y te gusta lo que ves; hoy si vas a sacar la copia de la llave que hace falta para la hija universitaria que a veces llega tarde a casa; sentencias un día maravilloso y te preparas (por fin) tu tostada de pan integral con la mermelada de fresas que tanto te gusta. Mimas a tus gatos (a quienes no tocabas ya hace varias semanas)…sales a respirar aire de la montaña y, hoy no compras la prensa local, no verás telenovelas tampoco. Compras en la frutería de la esquina kiwis y cerezas (frutos exóticos que te hacen sentir en un paraíso), te tomas un jugo de tamarindo (te han dicho siempre que depura la sangre y activa el hígado)…y te das un nuevo día con pensamientos nuevos y edificantes. Te sientes como…lo mejor

 

Este día tú decides acabar con la tiranía del pensamiento empobrecido.  Hoy has decidido que no pensarás como pensaste ayer. Hoy pensaras como para hoy. Sólo tendrás pensamientos nuevos. ¿Qué tal? Esta tarea puede parecer difícil, pero a partir de hoy vas a ejercitar tu fuerza de voluntad. Este es la verdadera fuerza para noquear a la mente oxidada, repetitiva, estacionaria, empobrecida. Y debes saber que nada nuevo va a ocurrirte, nada nuevo va a llegar hasta ti si tu esquema mental no se renueva. Lo nuevo atrae a lo nuevo. Lo empobrecido a lo empobrecido. Los cambios ocurren cuando tú lo decidas…y ya es hora de comenzar, ¿no lo crees?

 

Hay gente que vive frente al mar y nunca ha caminado por su costa ( o a lo mejor lo hizo cuando compró esa casa donde vive…hace 16 años). Bueno, piensa que tu mente es esa costa…a la cual no visitas hace mucho. Tu mente sólo ha sido ola que lleva el viento, mar eterno sin rumbo…es hora de salir y de pisar la arena fresca. ¿Qué vas a a hacer al salir de esta charla? Haz lo más insólito. Báñate con una loción olor a mar, camina hoy 400 metros, no veas la telenovela, come algo distinto (muy distinto), baila, canta, alaba a Dios cuando hables con alguien hoy, siente que HOY es HOY. Nada más. Camina en la playa olvidada de tu mente y hazle saber que hoy tomaste la determinación de hacer de cada día (de tu mente) un paraíso. ¿Cuál es la meta? No tener ningún pensamiento empobrecido, ningún pensamiento negativo, y una gran fuerza de voluntad.

 

Sensei Paul Quintero / Monje zen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: