Texto 126 – LA FAMILIA

La familia estaba reunida para la cena. El hijo mayor anunció que se iba a casar con la chica de la casa de al lado.

-Pero si su familia no le dejó nada – objetó el padre.

-Y se gasta todo el sueldo en tonterías – añadió la madre.

-¿Has visto una chica que tenga más pecas que ella? – inquirió la hermana.

-Lo único que hace es leer libros – refunfuñó el tío.

-Y no se viste con lo que yo llamaría buen gusto – soltó la tía.

-Y nunca olvida pintarse y empolvarse – intervino la abuela.

-Y no sabe nada de montañismo – añadió el hermano menor.

-Sí – dijo el hijo -, pero tiene una gran ventaja con respecto a todos nosotros.

-¿Cuál? – sonó el coro de voces.

Qué no tiene familia! – replicó el hijo.

 

 

COMENTARIO: La familia siempre se resiste. Ahora el hijo se va a casar; eso significa que otra mujer, una extraña, se va a convertir en la persona más importante de su vida. La familia se siente conmocionada. La familia no acepta semejante situación y lucha. La familia se hace antagonista. Surge un conflicto. Todos están a la defensiva. El caos se avecina. Nadie quiere al nuevo intruso. Tomará posición importante en la familia. Esto no puede ser.

Lo mismo ocurre con la búsqueda interior: tu mente es tu familia interna. Siempre que quieras hacer algo nuevo, siempre que quieras entrar en lo desconocido, la mente se resiste, la mente dice: No, eso no está bien. La mente encontrará mil y una racionalizaciones, y va a presentar una dura lucha. La mente cotidiana ha sido un dictador por mucho tiempo; ahora que quieres que el dictador baje del trono, se presenta tremenda lucha. La mente ya estaba acostumbrada a gobernarte, te dominaba. Buscará momentos de debilidad en los que te pueda dominar de nuevo. Por esta razón los buscadores de la verdad (sosiego, para el Zen) a veces no son tan fuertes en su lucha y ceden. Se van. Eso es natural, así que no te preocupes por ello, tiene que ser así. Pero si persistes, llegarás a ser el que manda. Sólo se necesita perseverancia, persistencia.

Anuncios

Publicado por

budasdeagua

Paul Quintero es monje Budista Zen e instructor de Caligrafía China. Es discípulo directo) de Taisen Deshimaru Roshi (ordenado en 1981 en Francia. Estudió caligrafía china con Jacques Foussadier (Paris, Francia) y con la Sensei Mary Onari (Venezuela). Fundó su escuela Budas de Agua en 1.999. Dicta talleres de caligrafía china y dibujo Zen concentrando la atención en el ritmo respiratorio para hacer del aprendizaje de esta escritura- arte una meditación en movimiento. Su arte combina los mensajes del Dharma de Buda con las figuras originales de sus famosos dibujos de monjes budistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s