Texto 130 – LA VOLUNTAD

 

“Voluntad firme no es lo mismo que voluntad enérgica y mucho menos que voluntad impetuosa”.

 

¿Qué es Voluntad Firme? Es la fuerza que nos mantiene activos y creativos (en cuanto a la solución de problemas). La voluntad firme nos lleva a hacer las cosas que hacemos a diario. A decidir y a hacer las cosas que consideramos importantes en nuestra vida. Se compone de acciones que nos colocan en alguna escena de vida relevante. Es el motor que puede mover nuestras acciones para vivir en paz, en armonía con nosotros mismos y que nos lleva a disfrutar la vida. No es fuerza bruta. Es acción constante y con propósito. “Por eso no nos desanimamos. Pues aunque por fuera nos vamos deteriorando, por dentro nos renovamos día a día”.

 

¿Qué es Voluntad Enérgica? Es un tipo de voluntad que nos permite ahondar más en el sentido y en la satisfacción de nuestra vida. Una voluntad enérgica nos despierta a diario a buscar respuestas trascendentes. A buscar hacer lo que nos brinde mayor plenitud. El Buda Sakyamuni debió emplear esta voluntad durante muchos años para buscarle el sentido a la vida. Una búsqueda que supera lo ordinario necesita de una voluntad Enérgica. Se necesita tener mucho más que la voluntad para no comer tal o cual alimento, o para estudiar tal o cual carrera universitaria, o para vivir en tal o cual ciudad. Voluntad enérgica es voluntad que trasciende lo cotidiano. Es arar en el desierto. No en el sentido de no lograr nada, sino en el sentido de lo difícil que puede ser. Arar en el desierto necesita de mayor voluntad que la de sembrar lechugas en el campo fértil de los Andes. Si poseyéramos voluntad enérgica suficiente, contaríamos siempre con suficientes medios. Nada nos detendría. Los conquistadores del mundo todos contaron con ella. Quien ponga su mano en el arado, que no mire para atrás.

 

¿Y la Voluntad Impetuosa? Esta energía no sólo es creativa, sino trascendente. El abandono del Ego, por ejemplo, necesita de una voluntad impetuosa. Se toma la decisión de vida, y luego se trabaja sin mirar atrás para lograr lo que aparentemente no se puede lograr. Es arar en el mar. Es lograr que nuestra vida dé todo de lo que puede dar. Es la vida del Buda cuando decide sentarse bajo el árbol de la Bodhi y realizarse (iluminarse) o morir. Es el abandono de todo para alcanzar una meta extraordinaria. Deja todo lo que tienes y sígueme”.

 

 

Jaime Luciano Balmes (1810-1848) Filósofo y sacerdote español( 1810- 1848). Filósofo español. Ingresó en el seminario de Vic (1817) y cursó filosofía y teología en Cervera (1826-1835; sacerdote desde 1834). Catedrático de matemáticas en Vic (1836-1840). 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: