Texto 106 – PRESENCIA ACTIVA: PERDONAR EN EL PRESENTE

Perdonar hoy lo de hoy.
Perdonar hoy lo de hoy.

Siempre abordamos el tema del perdón refiriéndonos al pasado. Pensamos en perdonar hechos del pasado. El perdonar en el presente es mucho más importante que perdonar en el pasado. Si perdonas cada evento que transcurre en tu día –permitiéndole ser lo que es- entonces no habrá acumulación de resentimiento que tenga que ser perdonado más delante en el tiempo. Todo el día estamos tratando de mejorar una acción del pasado inmediato. Si logramos aceptar esa acción tal como viene, o a esa persona tal como es, entonces estaremos actualizando el perdón en el presente. Perdonar los eventos y las acciones de las personas a nuestro alrededor genera una vida fresca. Así no guardamos residuos y nos actualizamos de tal manera de que comenzamos a vivir el presente en el presente. Como sabes muchísima gente vive el presente en el pasado. ¡Qué lastima!

Si sabes que toda experiencia es parte del fluir sabio del universo, del cosmos, de Dios entonces no te resistas a nada. Todo lo que nos sucede es parte de una organización sabia del universo. Bueno y malo pasan a ser un cuento chino, más nada.

Cada día es un día para comenzar como un río, fluir  y terminar en el mar. Así todo se disuelve en el universo mismo sin resentimientos, sin culpas, sin apuntar a nadie, sin desear arreglar el pasado. Tu presencia se convertirá en presencia activa cuando logres fluir. Seguir el orden de las cosas. Disfrutar tu presente.

Respira adecuadamente, vive consciente de tu fluir, no pongas obstáculos en tu mente pues estos obstáculos se materializarán. Sólo fluye. Eso es sabiduría. Obsérvate. Al principio observarte será difícil, pero luego se convertirá en un habito. Sabrás y sentirás cuando la brisa mueve hasta el último de tus cabellos. Así sentirás que fluyes. Zazen es la práctica que te lleva a ese fluir.

Anuncios

Publicado por

budasdeagua

Paul Quintero es monje Budista Zen e instructor de Caligrafía China. Es discípulo directo) de Taisen Deshimaru Roshi (ordenado en 1981 en Francia. Estudió caligrafía china con Jacques Foussadier (Paris, Francia) y con la Sensei Mary Onari (Venezuela). Fundó su escuela Budas de Agua en 1.999. Dicta talleres de caligrafía china y dibujo Zen concentrando la atención en el ritmo respiratorio para hacer del aprendizaje de esta escritura- arte una meditación en movimiento. Su arte combina los mensajes del Dharma de Buda con las figuras originales de sus famosos dibujos de monjes budistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s