Texto 154 – UN DÍA DE MEDITACIÓN COMIENZA…

Para prepararte para tu meditación semanal con la comunidad de practicantes que están en el camino (Sangha), tu mente debe organizarse desde el momento que despiertas. Un buen baño, una fruta y algo de agua serán suficientes. Tu ropa debe ser cómoda. El uso de sandalias es apropiado. Olvida las prendas y nada de perfumes fuertes. Al llegar trata de no hablar de cosas mundanas con otros antes de iniciar tu meditación.

 

La meditación resulta más fácil si se esta en compañía de personas atentas y concentradas, y es más difícil con los “vividores”, que están excitados, distraídos e inmersos en los asuntos mundanos. Es posible que estos últimos mantengan unas conversaciones que no conducen al desapego ni a la tranquilidad. La serie de tópicos que son característicos de conversaciones intrascendentes y banales los enumera Buda como:

 

“Hablar de reyes, ladrones, ministros, ejércitos, hambre y guerra; sobre comida, bebida, ropas, vivienda; sobre guirnaldas, perfumes, familiares, vehículos, ciudades y estados; sobre mujeres y vinos, charlatanes callejeros; sobre antepasados y distintas pequeñeces, cuentos sobre el origen del mundo, charlas sobre esto y aquello y otras cosas parecidas”.

 

Atender a esto es purificar nuestras palabras y actos como preparación a la meditación. Cuando el estado de nuestra mente se ve afectado por el estado de aquellos que nos rodean, se aconseja que el que medita se relacione con gente de ideas parecidas. Es necesario abandonar la codicia, el odio y el engaño.  Toda energía que pudiera ser o que se este derrochando debe ser convertida en energía productiva y sana.

 

El Vissuddhimagga tiene una lista de 10 obstáculos a considerar cuando se desea progresar en la meditación. Liberarse de ellos purifica la mente.

 

1.Cualquier domicilio fijo, si su conservación es causa de preocupación, 2. La familia, si su bienestar nos inquieta. 3. El aumento de dones y fama, si te roban tiempo con admiradores. 4. Seguir estudios o dedicarse a enseñar. 5. Actividades o proyectos inconclusos. 6. Viajes. 7. Seres queridos que necesitan tu ayuda. 8. Todo lo que produzca enfermedad. 9. Estudio teóricos faltos de práctica, y 10. Fuerzas físicas supranormales cuya practica nos resulte más interesante que la meditación.

 

Como pueden darse cuenta, venir a meditar no es un juego ni un acto social. Involucra una preparación previa y un deseo de alejarse de lo mundano. La actitud mental implica poner nuestra atención en todas nuestras acciones. Al quitarte los zapatos, abandonas el mundo exterior y te concentras en ti.

 

Sensei Paul Quintero / Monje zen

 

 

 

Anuncios

Publicado por

budasdeagua

Paul Quintero es monje Budista Zen e instructor de Caligrafía China. Es discípulo directo) de Taisen Deshimaru Roshi (ordenado en 1981 en Francia. Estudió caligrafía china con Jacques Foussadier (Paris, Francia) y con la Sensei Mary Onari (Venezuela). Fundó su escuela Budas de Agua en 1.999. Dicta talleres de caligrafía china y dibujo Zen concentrando la atención en el ritmo respiratorio para hacer del aprendizaje de esta escritura- arte una meditación en movimiento. Su arte combina los mensajes del Dharma de Buda con las figuras originales de sus famosos dibujos de monjes budistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s