Texto 171 – SENTAR LA MENTE

 

Sienta tu mente. Evita peores estragos.

 

Cuando te sientas en Zazen, quien se sienta es tu mente. El cuerpo es tu aliado, la respiración te permite concentrarte. Pero, quien se sienta es tu mente. Es importante sentar la mente, pues aunque el cuerpo esté sentado, tu mente puede no estarlo. Recuerda estas dos técnicas básicas para meditar:

 

Técnica 1. Contando tus respiraciones.

Se cuentan las respiraciones de 1 a 10, bien sea en la espiración (mejor para los principiantes) o en la inspiración (más difícil).  Si pierdes la cuenta, o llegas hasta diez, comienza de nuevo.

Técnica 2: Meditación de la Mente Clara

Esta forma de meditación consiste en simplemente sentarse y ser consciente de lo que está ocurriendo justo en este instante. Esta es la mente del momento tras momento. Esta mente oye a los pájaros en los árboles, los coches yendo y viniendo, los aviones en el cielo y los niños jugando afuera. En la mente clara no existe ningún sonido que sea considerado ruidoso o molesto, todo es como es.

Estas técnicas para “concentrarse” constituyen el sabor especial del Zen. Es típico de la mente japonesa, que es más intuitiva que intelectual y que le gusta entregar los hechos como hechos, sin comentario alguno. Los maestros Zen no son adeptos a la palabrería y aborrecen todo tipo de teorización y especulación. Al sentarte, no lo haces con un objetivo. El objetivo no es importante. Sentar la mente es no tener objetivos cuando meditas. Eso es el Zen.

 

Si persigues objetivos, tu mente correrá por allí buscando de todo. Se parará a buscar, no podrá sentarse. Cuando te sientes en Zazen, comprenderás. Quien lo ha intentado sabe que la mente se pone a jugar, vuela al pasado, al futuro, al ayer, a la hora del almuerzo, visita amigos y amigas…pues no quiere sentarse tranquila durante 30 minutos. Por eso es importante practicar. El sabor del Zen es un sabor “día a día”.

 

 

¿Para qué concentrarse en este instante? Para poder vivir este instante. Nos pasamos la vida sin apreciar ni disfrutar el instante. Eso es muy triste. Pregúntate, ¿Qué disfruto? – Será que disfrutas del pasado, de tu mente agitada, de tus viajes al futuro?. Si tu vida es así, no debe ser una vida muy agradable. Es una vida fraccionada, no vivida plenamente. Cuando meditas, comienzas a poner tu mente en orden. Las energías que huían al pasado o al futuro se reúnen en el presente y tu mente puede re-estructurarse. Vale la pena intentarlo. Si tu mente se sienta, tu vida no sufrirá de angustia. Sólo vivirás tu vida y tus acciones agradecidamente. Recuerda, el orden del universo también es tu orden. Ve con él. No te distraigas.

 

Sensei Paul Quintero / Monje zen

 

Nota: Estas orientaciones pueden ayudarte en tus primeros meses de práctica. Después, puedes ir dejándolas a un lado. No serán tan importantes. Te darás cuenta.

 

Anuncios

Publicado por

budasdeagua

Paul Quintero es monje Budista Zen e instructor de Caligrafía China. Es discípulo directo) de Taisen Deshimaru Roshi (ordenado en 1981 en Francia. Estudió caligrafía china con Jacques Foussadier (Paris, Francia) y con la Sensei Mary Onari (Venezuela). Fundó su escuela Budas de Agua en 1.999. Dicta talleres de caligrafía china y dibujo Zen concentrando la atención en el ritmo respiratorio para hacer del aprendizaje de esta escritura- arte una meditación en movimiento. Su arte combina los mensajes del Dharma de Buda con las figuras originales de sus famosos dibujos de monjes budistas.

2 comentarios sobre “Texto 171 – SENTAR LA MENTE”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s