Texto 179 – UNA ANECDOTA FAMOSA

No lamentar lo que ya no existe.

 

He aquí una anécdota famosa del maestro Rinzai Ikkyu, que vivió hace alrededor de cuatrocientos años. El aquella época era un monje joven que vivía en un templo Zen, en el que también estaba su hermano. Un día, su hermano dejo caer un cuenco de té al suelo y lo rompió. Este cuenco era de un gran valor para el templo ya que había sido un obsequio del emperador. El superior del templo le amonesto severamente lo cual produjo una gran pena al hermano de Ikkyu, hasta el punto de hacerle llorar. Pero Ikkyu le dijo que se preocupara: “poseo una gran sabiduría. Voy a encontrar la solución.”

Recogió los pedazos de cerámica y los metió en la manga de su kolomo. Se fue a descansar al jardín del templo, esperando apaciblemente que el maestro pasara por allí. Al verle fue hacia él y le propuso un mondo (entrevista con preguntas y respuestas):

–          “Maestro, los hombres nacidos en este mundo, ¿mueren o no mueren?”

–          “Mueren sin lugar a dudas – respondió el maestro-. El mismo Buda murió.”

–          “Comprendo – dijo Ikkyu -, pero las demás existencias, los minerales y todos los objetos ¿están también destinados a morir?”

–          “Desde luego – respondió el maestro -. Todo lo que tenga una forma debe desaparecer necesariamente cuando llegue el momento.”

–          “Comprendo – dijo Ikkyu-. En suma, como todo es perecedero, no se debería llorar ni lamentar lo que ya no existe, ni enfadarse contra el destino.”

–          “! No, desde luego!” – respondió el maestro sonriendo.

En ese instante, Ikkyu sacó de la manga de su kolomo los restos del cuenco y se los presento al maestro. Este se quedó con la boca abierta.

Hay que comprender que mujo, el cambio, es la eternidad. Esta es la sabiduría profunda que nos ensena el Hannya Shingyo (El Sutra de la Gran Sabiduría).

 

Anuncios

Publicado por

budasdeagua

Paul Quintero es monje Budista Zen e instructor de Caligrafía China. Es discípulo directo) de Taisen Deshimaru Roshi (ordenado en 1981 en Francia. Estudió caligrafía china con Jacques Foussadier (Paris, Francia) y con la Sensei Mary Onari (Venezuela). Fundó su escuela Budas de Agua en 1.999. Dicta talleres de caligrafía china y dibujo Zen concentrando la atención en el ritmo respiratorio para hacer del aprendizaje de esta escritura- arte una meditación en movimiento. Su arte combina los mensajes del Dharma de Buda con las figuras originales de sus famosos dibujos de monjes budistas.

3 comentarios sobre “Texto 179 – UNA ANECDOTA FAMOSA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s