Texto 183 – JUGAR, PERO SIN JUGAR TAN EN SERIO

Pienso, como muy bien decía el titulo Games People Play: La psicología de las relaciones humanas (1964), el libro más vendido del psiquiatra Eric Berne, que todos en esta vida escogemos un juego y nos dedicamos a jugarlo. Y de acuerdo a ese juego (o juegos) vivimos como vivimos.

Mi punto:

Yo no soy Buda. Pero me creo budista. Entonces, juego a ser como Buda.

No soy Cristo, pero creo en él y en sus enseñanzas (para ser bueno, creo) y entonces decido jugar a ser cristiano.

Esto es un hecho. Cualquier idea que plantemos en nuestra cabeza (mente) y le demos fuerza a través de nuestra fe, se convierte en nuestra mentira (Don Miguel Ruiz: La Voz del Conocimiento). Esta mentira es nuestra creación. Somos creadores de nuestra vida, verdaderos diseñadores!

Y claro, tu sistema de credo será tu guía personal en tu viaje por tu experiencia como ser humano en esta vida.

Yo juego un juego, otro juega otro. No tenemos que jugar el mismo juego. La diversidad de juegos es infinita (vean los currículos personales de cada persona a su lado o cercana, o de personas famosas).

Y, si así es la cosa, ¿para qué tanto conflicto? – La gente piensa: “Fulano es católico, budista, musulmán…y mira como se comporta”. Eso no está bien ni pensarlo. Cada quien es quien es y trata de jugar su juego de la mejor manera posible. Pero, sus heridas, experiencias, gozos y acciones son únicas. Nunca van a coincidir con nadie más en un 100%. Esto es francamente imposible. Cada historia personal individual es única. Nadie vive ni experimenta el cristianismo, por ejemplo, como ninguno de sus congéneres. Si no, la vida sería un solo juego. El juego más popular y listo. Y todos seríamos idénticos!

Nada en el Universo es igual a nada. Todo se mueve. Nada se detiene. Pero, de acuerdo a la fe que hemos puesto en nuestro juego, nuestras acciones, nuestras mentiras (Don Miguel Ruiz)…seguimos jugando un juego que aparentemente existe en nuestra mente, y que no cambia! Por eso tanta gente sufre. Todo cambia, lo que no cambia es porque está muerto. Es así de simple.

Para entender esto, solo tienes que mirar el día que pasa a noche, observar el movimiento de los ríos, sentir la brisa pasajera. Y más tecnológicamente, mirar las agujas de un reloj. Todo se mueve, todo cambia. Todo nace a cada instante. Nada se hace sino una (1) sola vez en la vida. Nada se repite. Nada. Por eso, jugar un juego para toda la vida no es posible. Estas anquilosado mentalmente si lo crees posible. No fluyes con la verdad de un universo siempre-en-movimiento.

Sal de tu juego. Vive en alegría, se libre. This is the real thing! A jugar sin jugar a nada que te apriete tus neuronas! Wake up!

Cada estrella en el firmamento es solo una estrella.

No quiere ser más nada.

Y nunca dice: “Soy más grande que tal otra estrella,  ni  brillo más”

 

Sensei Paul Quintero

Anuncios

Publicado por

budasdeagua

Paul Quintero es monje Budista Zen e instructor de Caligrafía China. Es discípulo directo) de Taisen Deshimaru Roshi (ordenado en 1981 en Francia. Estudió caligrafía china con Jacques Foussadier (Paris, Francia) y con la Sensei Mary Onari (Venezuela). Fundó su escuela Budas de Agua en 1.999. Dicta talleres de caligrafía china y dibujo Zen concentrando la atención en el ritmo respiratorio para hacer del aprendizaje de esta escritura- arte una meditación en movimiento. Su arte combina los mensajes del Dharma de Buda con las figuras originales de sus famosos dibujos de monjes budistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s