Texto 198 – HAIKU Y PENSAMIENTO ZEN

 

 

 

 

 

“La sorpresa es el primer paso hacia el conocimiento”. (Proverbio árabe)

Los orígenes del haiku están en el haikai. El haikai es una forma poética cuyo contenido se basa en lo cómico y lo divertido. Se dice que el haiku puede haber comenzado en el siglo XVII.

El primero de los Cuatro Grandes Maestros  fue Matsuo Bassho (1644 – 1694) quien era el equivalente a occidente a un monje errante que viajaba de pueblo en pueblo escribiendo en un estilo literario llamado renga, o poemas conectados. Un renga  podía  extenderse a  cincuenta o cien líneas, y aún más. Para conectar estas líneas existían reglas complicadas. Para darles una idea, estas reglas pueden resumirse así: la línea dos (2) debe seguir a la línea uno (1) pero lidiando con el mismo tema de manera alternativa; la línea tres (3) debía seguir la idea de la línea dos (2), pero siendo completamente distinta de la línea uno. Y así seguía la sucesión de líneas. El renga era escrito por varios poetas y era una manera de compartir socialmente entre ellos. En ese rendezvous  las nuevas líneas se convertían en una suerte de competencia.

A Bassho no se le conocía por sus haiku en sus días. De hecho, el haiku no existía como tal en esa época. A Bassho le interesaba principalmente el primer verso de la renga llamado el hokku o verso de inicio. Fue él quien lo independizó de renga. Separó el primer poema del Haikai-no-Renga (el Hokku) y por ende lo independizó del Renga, dándole al Hokku una personalización estética y expresiva.  Haiku y Hokku eran lo mismo en ese entonces para Bassho.

En el siglo XVIII la influencia de Bassho fue tomada por Yosa Buson quien era muy conocido por en Japón por su pintura y por sus haiku. Luego fue seguido por Kobayashi Issa, un hombre de origen rural y finalmente apareció en escena el último de los grandes maestros del haiku, Masaoki Shiki (1867-1902).

Shiki fue el primer poeta en emplear el término haiku (verso de juego, diversión) aunque la forma independiente del haiku ya había surgido antes de su propio nacimiento.

Masaoka Shiki separó sustancialmente el haiku del Hokku, conservando este último la esencia “cómica”, mientras el haiku adquiría un momento espiritual.

Características

El haiku tradicional tiene un arreglo de silabas determinado y carece de rima. Suele contener una palabra clave denominada kigo (季語?) que indica la estación del año a la que se refiere.

Tradicionalmente el haiku, así como otras composiciones poéticas, buscaba describir los fenómenos naturales, el cambio de las estaciones, o la vida cotidiana de la gente. Muy influido por la filosofía y la estética del Zen, su estilo se caracteriza por la naturalidad, la sencillez (no el simplismo), la sutileza, la austeridad, la aparente asimetría que sugiere a la libertad y con ésta a la eternidad.

Es algo extraño, cuando uno lo piensa, que una forma de verso desarrollada en el Japón feudal sea tan popular en el mundo hoy. Quizás sea en parte debido al hecho de que a muchos de nosotros nos encantan secretamente los poemas de la naturaleza.

¿HAIKU?

Los caracteres que conforman la palabra Haiku son dos: Hai: diversión, jugar, y Ku: palabras, poema, frases. Uniéndolas tenemos: palabras para disfrutar, para jugar, para divertirse, para cambiar de humor.

Haiku (jai-cu) es una forma tradicional de verso japonesa, notable por su descripción y su capacidad de insinuar.  En tres líneas y a través de imágenes extraídas de la observación cuidadosa  e intensa de una red de ideas asociadas (renso) , el Haiku necesita de una mente relajada  para poder ser degustado. El haiku se “ve”; después se “siente”; y finalmente “se escribe”; surge por sí mismo ante una acción real, del mismo instante que nos impacta. La forma surgió durante el siglo XVI y fue desarrollado por el poeta Bassho (1644-1694) en un refinado medio de la simbología budista y taoísta. El haiku es una expresión poético-literaria de una cultura que valora la humildad.

El haijin (el poeta del haiku) debe ser “notario del momento”, transcribiendo aquello que pasa en aquel momento, a través de los versos de métrica de haiku 5, 7,5 según métrica japonesa.

Es un poema mínimo y no obstante completo. De ahí su visión instantánea, su condición de chispazo y a veces, su toque de humor o de ironía.

Bassho dejó para la posteridad esta curiosa definición:

 “Haiku es simplemente lo que está sucediendo en este lugar, en este momento”.

El arte del Haiku no es, en ningún modo un juego de niños. Los poetas de la tradición japonesa dedicaron largos años a perfeccionar su técnica. En su forma más estricta, el haiku contiene las palabras <imprescindibles> e incluye estas 17 silabas (si bien los conceptos de de silaba en japonés y en español son diferentes). Un haiku clásico tiene tres versos. También contiene un kigo (palabra relativa a una estación del año), que sugiere el ánimo y ambiente que dominan en el poema. El kigo puede ser simplemente la palabra que designa la estación o referirse directamente a ella de modo que el lector pueda identificar fácilmente. La lluvia, las flores y la hierba joven sugieren los alegres días de primavera, en  tanto la luna y los pinos solitarios sugieren la melancolía del otoño. Un otoño que no está limitado por el tiempo. En el Haiku, cualquier estación es simplemente lo que es. Nada más.

Una frase budista dice: “Una vez que has visto el rostro de Buda, veras esa misma cara en todas las personas que has de conocer.” – Y si lo asociamos con la poesía?  – Pues al leer tu primer poema, veras su poder para revivir el espíritu en todos los poemas que habrás de leer.

El Haiku nos lleva a degustar un estado más allá de del intelecto. Cuando se escribe o lee un Haiku, se trasciende esa conciencia intelectual. Se escribe o se lee y nada más. Lo que ocurre al escribirlo o leerlo es un momento místico, sagrado, humano: las palabras no sirven para expresar lo que se siente.

El peral florece.

A la luz de la luna

Una mujer lee una carta.

Al leer este Haiku no te atrevas a decir lo que te comunica, lo que sientes. Para degustarlo debes ingresar en la cueva del silencio. En ese silencio que magnifican las piedras y la tierra que nos circundan. Escucha los latidos de tu corazón y el susurro de tu respiración. Debes aprender a escuchar no con el oído sino con el espíritu. El Haiku es el reino de la pureza suprema. No hay agregados, ni estigmas, ni adornos innecesarios que busquen ensalzar  las palabras melodiosas el poema. Un Haiku es una creación del silencio.  Es por eso que en tantas tradiciones religiosas se ora, se canta o se entonan mantras como un preludio al silencio. Han comprendido que la repetición y la absorción de los sonidos nos guían a lo sagrado mismo.  De este silencio surge la comprensión de lo escrito que es silencioso también. Las palabras limpias y  sencillas del Haiku nos conducen al gozo inexorable de lo inexplicable.

El sonido más profundo es el silencio. El Haiku te lleva hasta la puerta del silencio. El sonido de las palabras es también silencio. No te lleva filosofar. Es un gusto instantáneo. Tu mente debe estar serena…sino el silencio del Haiku no podrá captarse, y así su encanto no se revelara en tu espíritu.

“Y decidme, hay algo que podéis retener? Por lo tanto dad ahora; que la estación de dar sea vuestra, y no de vuestros herederos.” (El Profeta – Gibran Jalil Gibran).

El Haiku da. El Haiku ofrece. El Haiku es un fusé (colaboracion) para sanar el espíritu. El Haiku es este instante que transcurre. Evade toda postergación. Su presente es infinito. El Haiku corta con lo innecesario. Sencillez, paz, sosiego y disfrute se convierten en el resultado final.

Anuncios

2 comentarios to “Texto 198 – HAIKU Y PENSAMIENTO ZEN”

  1. waoooo…
    Que bella enseñanza, pues cuando alcanzamos a sentir el silencio del silencio y solo estamos alli y sentimos lo que sentimos… no hay palabras que expresen “ese no se que” pero que se siente…

    Gracias por estar presente y darnos enseñanzas que nos permiten comprender cada dia mas las diversas cosas que nos suceden dia a dia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: