Texto 305 – ESPERAR ATENTAMENTE (Eckhart Tolle)

 

Existe una forma de esperar cualitativamente muy diferente a otros tipos de esperar. Este tipo de espera requiere de tu total atención. Algo pudiera pasar en cualquier instante, y si no estás completamente despierto, absolutamente quieto, tú te perderás de verlo. En este estado de atención puesto totalmente en el AHORA propio del Zen.  No se puede estar sonando despierto, ni pensando, ni recordando ni anticipando nada en nuestra mente.

 

No hay tensión en este estar atento, ni miedo, solo una presencia alerta. Estas presente con todo tu Ser, con cada célula de tu cuerpo. En ese estado, el que tiene un presente y un pasado – tu personalidad, si te gusta más – ya no está presente. Ya no está allí. Y sin embargo nada valioso se pierde. Sigues esencialmente siendo tú mismo. De hecho eres más tú mismo que lo que alguna vez fuiste; o mejor dicho, es en ese instante en que realmente eres tú.

 

Jesús dice: “Se cómo un sirviente que espera el regreso de su amo”. Es el mismo caso en el cual el mismo Jesús dice que las mujeres que no tuvieron aceite para mantener sus lámparas ardiendo fueron muy descuidadas y por eso no vieron al novio (el AHORA), ni llegaron a la fiesta (iluminación). Estas cinco mujeres se contrastan con las cinco que si tenían suficiente aceite (que permanecieron conscientes). Estas ideas que fueron escritas hace muchos siglos, nunca se interpretaron correctamente. Su significado original se perdió. Estas parábolas no tratan sobre el fin del mundo, sino del final del tiempo psicológico. Apuntan al trascender de la mente-ego y de la posibilidad de vivir en un estado completamente nuevo de consciencia.

 

En aquel tiempo, dijo Jesús: «Entonces el Reino de los Cielos será semejante a diez vírgenes, que, con su lámpara en la mano, salieron al encuentro del novio. Cinco de ellas eran necias, y cinco prudentes. Las necias, en efecto, al tomar sus lámparas, no se proveyeron de aceite; las prudentes, en cambio, junto con sus lámparas tomaron aceite en las alcuzas. Como el novio tardara, se adormilaron todas y se durmieron. Mas a media noche se oyó un grito: “¡Ya está aquí el novio! ¡Salid a su encuentro!” Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron y arreglaron sus lámparas. Y las necias dijeron a las prudentes: “Dadnos de vuestro aceite, que nuestras lámparas se apagan.” Pero las prudentes replicaron: “No, no sea que no alcance para nosotras y para vosotras; es mejor que vayáis donde los vendedores y os lo compréis.” Mientras iban a comprarlo, llegó el novio, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de boda, y se cerró la puerta. Más tarde llegaron las otras vírgenes diciendo: “¡Señor, señor, ábrenos!” Pero él respondió: “En verdad os digo que no os conozco. Velad, pues, porque no sabéis ni el día ni la hora”.  (Mateo 25, 1-13.)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

4 comentarios en “Texto 305 – ESPERAR ATENTAMENTE (Eckhart Tolle)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s