Texto 319 – UPADDHA SUTRA: LA MITAD DE LA VIDA SANTA (Buenísimo)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En este Sutra el Buda trata sobre la importancia del seguir a un guía espiritual cualificado como la base para el desarrollo espiritual de uno mismo. Puesto que fue pronunciado justo antes de su muerte, podemos ver el alto grado de estima que el Buda tenía respecto al papel del maestro en el sendero. Corrigiendo la comprensión de su discípulo Ananda, el Buda explica que todo el desarrollo espiritual de uno depende por completo de la confianza en un guía cualificado o amigo espiritual virtuoso (Kalyanamitra).

Indudablemente, los maestros juegan un papel inminente en todas las tradiciones budistas, y de acuerdo a ello son venerados y respetados en todas las culturas budistas tradicionales. El Buda enseñó las cuatro confianzas (pratisarana) en diversos Sutras, como en aquel en el que aconsejó a sus seguidores que confiaran en la enseñanza en vez de en la persona. En el Budismo, ni las personas, ni los maestros, son considerados como el refugio último. Incluso la forma física del Buda estaba sujeta a la decadencia, y por lo tanto no era un objeto último de refugio.

Sin embargo, como el Buda explica en este Sutra, sin la ayuda de un amigo espiritual, el progreso en el sendero no solo es muy difícil, sino imposible. El maestro actúa como un guía cualificado y experimentado, capaz de guiar a otros a través del arduo sendero hacia la liberación. Un maestro inspira a sus estudiantes puesto que encarna los resultados de la práctica, los guía dirigiéndolos en la dirección correcta, y los ayuda en su desarrollo disipando dudas y confusiones.

Mientras que un progreso genuino es imposible sin un maestro, un consejo equivocado podría, aún en el caso de ser bien intencionado, ser un obstáculo para todo el sendero. En consecuencia, el Buda afirma la importancia de un amigo espiritual cualificado, pero aconseja precaución a la hora de elegir al maestro.

El sutra:

“Esto oí una vez: El Bhagavan estaba morando en la Arboleda de los Árboles Gemelos de Sal, en las cercanías de la ciudad Malla de Kusinagara, junto con un séquito de Oyentes.

Ananda dijo al Bendito: “Esto es la mitad de la vida santa, señor: amistad admirable, compañerismo admirable, y la camaradería admirable”.

No digas eso.  La amistad admirable, el compañerismo admirable y la camaradería admirable, son el todo de la Vida Santa. Cuando un monje tiene personas admirables como amigos, compañeros, y camaradas, se puede esperar que él se desarrolle como persona y siga el Noble Óctuple Sendero”.

-¿Y cómo puede un monje que tiene personas admirables como amigos, compañeros y camaradas  desarrollarse y seguir el Noble Óctuple Sendero? – Cuando un monje desarrolla la visión justa  gracias a su  reclusión, a su desapasionamiento,  gracias a la cesación de sus pensamientos erráticos, resultando esto en un estado de renuncia al mundo sensual,  entonces él desarrolla la visión o comprensión correcta,   el  pensamiento o determinación correcta,  una conducta ética ,  un hablar correcto ,  un actuar correcto , un medio de vida correcto, un entrenamiento  mental correcto,  el esfuerzo correcto, el estar-presente o consciencia del momento correcta,  y la concentración o meditación correcta.   Así es como un monje que tiene personas admirables como amigos, compañeros o colegas se desarrolla y se mantiene en  el Noble Óctuple Sendero”.

¿Por qué? – Ananda, el caso es que un amigo espiritual virtuoso, un compañero virtuoso, una ayuda virtuosa es el todo, la no adulterada, la completa, la pura, la totalmente purificada Vida Santa; pero un amigo espiritual sin virtud, un compañero sin virtud, una ayuda sin virtud no lo es.

¿Por qué es así?  -Ananda, es así porque confiando en mí como su amigo espiritual los seres sintientes sujetos al nacimiento serán completamente liberados de estar sujetos al nacimiento, y los seres sintientes sujetos a la vejez, la enfermedad, la muerte, el pesar, la lamentación, el sufrimiento, la angustia, y la inquietud serán completamente liberados del estar sujetos a la vejez, la enfermedad, la muerte, el pesar, la lamentación, el sufrimiento, la angustia, y la inquietud.

Por lo tanto, Ananda, deberías de entenderlo únicamente de la siguiente forma: “Un amigo espiritual virtuoso, un compañero virtuoso, una ayuda virtuosa es el todo, la no adulterada, la completa, la pura, la totalmente purificada vida santa; pero un amigo espiritual sin virtud, un compañero sin virtud, una ayuda sin virtud no lo es. Ananda, deberías de entrenarte en el pensar de esta forma”.

Después de que el Bhagavan (Buda) pronunciara estas palabras, los monjes de regocijaron, y alabaron grandemente lo que el Bhagavan había hablado. Esto finaliza el Noble Sutra sobre la Confianza en un Amigo Espiritual.

Notes Nota: Esto significa no sólo la asociación con la buena gente, sino también aprender de ellos y emular sus buenas cualidades.

Anuncios

Publicado por

budasdeagua

Paul Quintero es monje Budista Zen e instructor de Caligrafía China. Es discípulo directo) de Taisen Deshimaru Roshi (ordenado en 1981 en Francia. Estudió caligrafía china con Jacques Foussadier (Paris, Francia) y con la Sensei Mary Onari (Venezuela). Fundó su escuela Budas de Agua en 1.999. Dicta talleres de caligrafía china y dibujo Zen concentrando la atención en el ritmo respiratorio para hacer del aprendizaje de esta escritura- arte una meditación en movimiento. Su arte combina los mensajes del Dharma de Buda con las figuras originales de sus famosos dibujos de monjes budistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s