Texto 320 – PARADOJAS ZEN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La libertad es un juego más poderoso que el poder.

El poder se refiere a lo que tú puedes controlar.

La libertad se refiere a lo que tú  puedes soltar.

Harriet Rubin (Editor)

Si leemos bien estas líneas, lo relacionaremos fácilmente con el Zen. Si atraemos más cosas a nuestra mente y con nuestro poder las controlamos, viviremos (sin saberlo) como esclavos de esas cosas, personas, ideas, conceptos, emociones. Podemos decir que a mayor control tengas sobre las cosas, mayor poder ellas tendrán sobre ti. Esa es la paradoja. Si, por el contrario, vamos abandonando el apego a una cosa por día, pronto seremos más livianos mentalmente.

Jesús dijo: “Vende todo lo que tienes y sígueme” (Jesús se le quedó mirando con cariño y le dijo: “Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dales el dinero a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, luego sígueme.”).  Lo explicado es el significado real de esta frase. Vender en esta frase es abandonar, no apegarse a las cosas, quitarte su poder sobre ti. El hombre a quien le dijo esto sucumbió en una profunda tristeza; no sabía qué hacer. Las cosas eran lo más significativo para él.  Era un esclavo de las cosas, y Cristo deseaba liberarlo. Él no deseaba perder esa identificación con lo material. Realmente no tenía que vender nada, podía tener esas mismas cosas y ser libre. Solo era necesario cambiar su actitud sobre el apego. Es sencillo. El tesoro en el cielo es el desapego practicado y vivido en la Tierra. Compartir tu dinero con los pobres es dar al pobre parte de lo que es de él (no solo dinero, puedes devolverles amor,  sus sonrisas, su alegría, su poder para cambiar, su posibilidad de ser mejores personas). Cuando abandonas lo tuyo, las cosas dejan de esclavizarte. No se puede amar lo terrenal y seguir la energía cósmica. Es mucho peso. Cuando vives como un budista, vas perdiendo peso; eres un perdedor!

Todos los budistas somos perdedores. Si dejas tus zapatos en la calle y otro pasa y los toma, eso es fluir con la Vía. ¿Quién necesita de los lectores de este Blog  algo más que lo que ya tiene? – No veo a nadie levantando el brazo. Entonces gassho para ustedes!

 

“Tengo todo: El auto más caro, la ropa del mejor diseñador, paseo con la mujer más hermosa… sin embargo mi vida es vacía: tengo que trabajar en algo que no me gusta, escuchar a una mujer borracha de vanidad, rodeado de gente que sólo me rodea para ver qué provecho saca de mí; ahogándome en un disfraz que no me puedo quitar en todo el día. Tengo todo y no tengo nada.”

 

 

Nota: La otra paradoja Zen es: ¿qué cosa que creas que posees es realmente tuya?

 

Anuncios

2 comentarios en “Texto 320 – PARADOJAS ZEN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s