Texto 325 – EL DHARMA DEL BUDA: LA HERENCIA INESPERADA

 

 

Cuando entras al Budismo, puedes llegar a recibir una herencia inesperada. Una herencia guardada para ti por más de 2.500 años. Todo este tiempo estuvo allí y tú ni lo sabías. Durante tus primeros días, meses o años en un dojo, templo o monasterio ni te imaginas que puedas heredar algo tan maravilloso como el Dharma del Buda. Al principio practicas tu meditación, recitas mantras y sutras, compartes con tus compañeros y tratas de disciplinarte. Pero nunca imaginas el tesoro que has de recibir cuando tu mente haya madurado. Al principio es tu ego quien hace todo. Solo buscas ser diferente. Pero tu mente aún no está clara; no has madurado lo suficiente. Necesitas más tiempo, más práctica, más compromiso. Necesitas ser un verdadero budista. Y si lo logras, no importa que sea diez años después de iniciarte en el Zen, entonces heredas el maravilloso, inigualable, ilimitado tesoro del Buda. Te haces merecedor de tan singular herencia. Cuando un budista recibe esta herencia logra la suprema felicidad!

 

Este es el verdadero tesoro que incluye los otros tres tesoros (Buda, Dharma y Sangha). Recibir esta herencia es hacerse uno con la vida y obra de todos los Budas pasados, presentes y futuros en todas las direcciones. Al heredar este tesoro, tu vida se hace plena. Tu práctica, sinceridad, amor y compromiso lo hacen posible. Ya eres un budista verdadero.

 

Les contare una experiencia personal sobre la herencia espiritual que reciben también los devotos de Krisna. Hace más de una década conocí a Wilmer González, un devoto hippie de cabello largo del Movimiento de Krishna. Desde el principio me di cuenta de que utilizaba una frase que repetía cada vez que saludaba a una persona: “Hare Krishna”. Por supuesto que la utilizó al conocerme. Acompañaba estas palabras uniendo sus manos frente a su pecho y haciendo una corta reverencia frente a la persona. Lo observe hacer esto por mucho tiempo y llegue a la conclusión – desde mi óptica Zen – de que Wilmer comenzó a hacer esto porque su ego lo llevaba a querer ser distinto de los demás. Me lo imaginaba muy joven usando “Hare Krishna” para saludar al Dios que vive en la persona a quien saludaba  (una práctica espiritual difícil de llevar a cabo). Es cierto que un devoto de Krishna debería saludar  siempre de esta manera, pero no todos (si lo hacen) lo verbalizan. Me di cuenta de que no solo usaba el saludo con sus amigos y personas conocidas de su círculo espiritual. Igual se bajaba a comprar un refresco y saludaba a la señora del kiosko: “Hare Krisna”, y luego pedía el refresco. Si estábamos en una bomba de gasolina, así saludaba al bombero (con su respectivo saludo con las manos) y luego pedía la gasolina.  Nadie escapaba a su saludo!

 

Llegue a la conclusión de que al principio Wilmer hizo esto – como todo joven que se inicia en un movimiento espiritual- para ser diferente. Pero, con los años, ya no era su ego quien decía la frase. Con los años, era su mente clara, su amor al prójimo, su no-ego quien hablaba, quien saludaba. Para llegar a hacer esto de manera natural, inconsciente y automática se necesita de constancia, de una práctica sincera. Luego heredas un tesoro espiritual que dirige tu vida, y ese tesoro te convierte en un devoto verdadero y sincero. Nadie, que no sea sincero, puede saludar de esta misma manera – y a todo el mundo – durante más de  veinte o treinta años ininterrumpidamente.  Esto que les estoy relatando se lo dije a él durante una charla frente a un gran público luego de que les saludara a todos con su “Hare Krishna”. El me miro impresionado y con su cabeza asintió al escucharme. Luego me dijo: “Nunca lo había visto de esta manera, pero es exactamente así como empecé a usar la frase”. Nos reímos un rato.

 

Gassho y Hare Krishna para ti y tu bella familia, Wilmer.

 

 

Nota: Wilmer (Kin Hitsu)  es el representante oficial de nuestra Escuela de Caligrafía China y Dibujo Zen “Budas de Agua” en España.

 

Anuncios

Publicado por

budasdeagua

Paul Quintero es monje Budista Zen e instructor de Caligrafía China. Es discípulo directo) de Taisen Deshimaru Roshi (ordenado en 1981 en Francia. Estudió caligrafía china con Jacques Foussadier (Paris, Francia) y con la Sensei Mary Onari (Venezuela). Fundó su escuela Budas de Agua en 1.999. Dicta talleres de caligrafía china y dibujo Zen concentrando la atención en el ritmo respiratorio para hacer del aprendizaje de esta escritura- arte una meditación en movimiento. Su arte combina los mensajes del Dharma de Buda con las figuras originales de sus famosos dibujos de monjes budistas.

2 comentarios sobre “Texto 325 – EL DHARMA DEL BUDA: LA HERENCIA INESPERADA”

  1. Hare Krsna Paul!
    Saludos cordiales a los miembros y amigos de la Escuela.
    Esta anecdota leida y recordada una vez mas, siempre me deja una gran sonrrisa en el corazon, infinitas gracias querido hermano maestro y amigo por un regalo tan perdurable, por que desde hace un tiempo la recuerdo cada vez que saludo (por supuesto Hare Krsna).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s