Texto 1907 – ¿LA VÍA SIN NADIE?

Negativas o positivas, todas las experiencias provienen de la mente, según esta sea transformada o no. Por eso es esencial dominarla y disciplinarla. Todos los temores y los inconmensurables sufrimientos surgen de un espíritu a la deriva. Buda nos explicó que ninguno de nuestros enemigos era más poderoso que la mente. Igualmente expuso que una mente disciplinada engendra excelentes cualidades que son causa y efecto de la paz y la felicidad. Esta última nace de nuestras prácticas virtuosas. El sufrimiento surge de la negatividad. Consecuentemente, la felicidad y el dolor dependen de una mente transformada o no.  Aun a corto plazo, si uno la logra controlar, podrá disfrutar de la felicidad y de la relajación.

Su Santidad el Dhalai Lama / Vers le bonheur

COMENTARIO: Todos somos responsables de nuestras alegrías y pesares. Reconocer esto es ser “responsable” con uno mismo. Contrariarlo es una majadería más de tu mente a la deriva. Sin disciplina mental no hay lugar para nadie en la Vía.

¿Dónde está la gente?

¿Dónde está la gente?

Anuncios

8 comentarios to “Texto 1907 – ¿LA VÍA SIN NADIE?”

  1. Qué bien que me viene este post en este momento… A veces, aun con una mente disciplinada -que sí, aún le falta mucho por recorrer, realizar y comprender-, ante eventos emocionalmente muy demandantes y potentes, sucumbe.. Podemos decir que ahí esta funcionando nuestro propio Karma y el de nuestros antepasados, y es verdad, pero sobre todo la pregunta es ¿Por qué ese derrumbarse?

    Por eso, la siguiente frase: “Buda nos explicó que ninguno de nuestros enemigos era más poderoso que la mente”, viene a ser ahora un bálsamo para el sufrimiento… agua turbia de pura emoción, pura emoción.

    Lo bueno, es que la experiencia de cada monje/a y bodhisattva ya en el mismo instante en que sucede se convierte en manantial para su misión: ayudar y servir a otros por medio de lo aprendido; desde una mente clara y disciplinada, con los ojos y los pies bien puestos firmemente sobre/en la práctica.

    A veces la vida misma, en todo el medio de la relatividad del espacio y el tiempo, es tal cual como el zazen: de pronto te das cuenta que te has dejado llevar por la corriente y vuelves, a prestar atención.. Gota a gota se llena un cántaro; aunque en última instancia, no exista tal cántaro, ni tal gota.. un buen silencio interior.

    Siempre gracias.
    Gassho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: