Texto 1911 – ¿LOS DOJOS ZEN PUEDEN DEJAR DE EXISTIR?

Es muy posible que la gente piense que una iglesia no puede sucumbir, o un teatro no pueda cerrar, o una ermita no pueda ser abandonada. En nuestro país, en la ciudad de Maracaibo existe un grupo de monjas de la orden Carmelitas Descalzas que solo llega al número de cinco; el grupo de las hermanas de Lourdes llega a cuatro almas, el colegio Carmela Valera cuenta con más o menos seis hermanas activas…y llegará el día – evidentemente – que ninguna de ellas esté por razones mismas del nacer y morir. Pero, la preocupación de ellas es mantenerse activas y servir a sus colegios y fundaciones mientras estén disponibles. Su afán no consiste en preocuparse por lo que ha de ser. Un dojo zen puede, haciendo la analogía, perdurar en el tiempo hasta que no quede ningún practicante. En nuestro país, la situación social ha llevado a muchos practicantes a abandonar la práctica y a salir del país. Esto es normal, el mismo Buda predicó desde el principio la esencia de lo impermanente: shiki soku ze ku, ku soku ze shiki. Todos los fenómenos regresarán al vacío, y desde el vacío universal han de surgir nuevos fenómenos. En el budismo chino, la puerta del Dharma de la  secta Cao Dong declinó en el este y floreció en el oeste. Este es el destino del Dharma. El Dharma es justamente así: declinante en el este y floreciente en el oeste. (Vajra Bodhi sea / Maestro Hua).

Un dojo zen existe mientras la energía de sus practicantes lo mantenga vivo; pero su destino es perecer…como todo. Si eres parte de un dojo zen, mantén viva la llama de esa comunidad en este presente: practiquen y cultívense en el presente. Las cosas (cambios) que han de ocurrir, ocurrirán. Y, si alguno de ustedes puede – por convicción propia – llevar la semilla del Dharma a otra ciudad o país, hágalo. Mientras tanto, el dojo es el dojo. Después, el dojo no será el dojo. Esta es la verdadera comprensión del Dharma de Buda. Te invito a mantenerte activo mientras puedas en tu práctica de zazen. Luego serán tus propias semillas de cultivo interior las responsables de florecer en algún otro momento  (cinco, cien o mil años) de acuerdo a la excelencia de tu presencia en el Zen hoy. Tu espíritu decide – como un reloj – la duración de las cosas. No te aflijas si tus semillas son fuertes y de buena calidad. El Dharma seguirá difundiéndose…así será siempre.

Sensei Paul Quintero / Monje zen

Shiki soku ze ku.

Shiki soku ze ku.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: