Texto 1931 – EL ZEN DE PRIMERA AGUA

De primera calidad.

De primera calidad.

El Zen, bien entendido, es una enseñanza-práctica que te ayuda a “sobrevivir” en este mundo ilusorio. Los filósofos rusos han ofrecido una gran resistencia al llamado “optimismo positivista” de finales del siglo XIX. Han sabido observar la vida tal como es, basados en la eliminación consciente de los cuentos mentales – muy occidentales – que nos martillan insistentemente con el cuento de la existencia de una “vida bella”. El Zen ha ayudado al hombre, desde muchísimo antes, a limpiar el camino que transita la mente ilusoria que sigue estos mismos parámetros que indican que la vida es siempre bella. ¿Será esta misma belleza la que te invita a apegarte a ella y a sus cosas?

El Zen, desde el principio te ayuda a cultivar tu mente sin rumbo para que puedas alcanzar un cierto “despertar” necesario para ayudarte a descubrir la verdadera realidad. La vida es solo vida; lo de bella o triste son solo “ideas” sobre la vida. La vida es un caos permanente, una incertidumbre abrumadora, un camino que a veces es obscuro y a veces un poco más claro. Buda explicó muy bien que las cosas están en constante movimiento y cambio…y que desear “acomodar” al mundo a tu particular condición mental es una locura. Todo lo que cambia solo puede existir en un instante y desaparecer en ese mismo instante.  El tiempo no se detiene. La vida camina a su lado. Solo podemos vivir el presente en el presente. La vida -cruel o amorosa – es solo vida para un buda. Aprender a adaptarte con el cuerpo y la  mente a esta verdad es lo mejor que puedes hacer para “sobrevivir”. No se trata de “mirar la vida con ojitos lindos” pues el mundo y la vida que existe en él no tienen nada que ver con esa mirada tuya. Es mejor sentarse y ver como la vida hace sus cambios que pretender cambiar la expansión del universo: el maravilloso caos que supone su traslación hasta no sabemos cuándo ni dónde.  Por eso Dostoievsky dijo: “Que el universo se derrumbe, pero que me dejen terminar mi taza de té”. Es justamente así como los “liberados de este valle de lágrimas” podemos apreciar la vida. Sentado sobre tu zafu, solo observa al mundo hacer sus cambios. Solo así podrás – posteriormente – disfrutar la vida que se derrumba y florece mientras terminas tu taza de té.  Hoy.

Sensei Paul Quintero / Monje zen

Anuncios

2 comentarios to “Texto 1931 – EL ZEN DE PRIMERA AGUA”

  1. Sensei sus texto esta cargado de una belleza y sencillez, es como invitarme a beber el te y disfrutarlo aqui ahora, el universo mismo es saboreado en un solo sorbo. Solo Buda se convierte en Buda…Gassho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: