Texto 1962 – PROFUNDIZANDO LA ENSEÑANZA DEL BUDA

Escuchen todos...
Escuchen todos…

Lo Supremo de las Enseñanzas es el nombre que reúne tres puntos muy breves: “Evita el mal, haz el bien y purifica la mente”.  Este es el principio de la práctica. Saber que todo es impermanente, desprovisto de valor y que no es de nuestra propiedad, por lo  que no vale la pena apegarnos a ello, ni vale la pena presumir por ello, es la razón por la que debemos actuar con acierto y con cautela con respecto a todas las cosas, y esto es evitar la maldad. Por otro lado, uno debe hacer el bien, un bien que sea el que corresponde a la comprensión de las personas sabias. Estas son dos sencillas etapas dentro de la moralidad. De tercero se nos dice que debemos llegar a purificar nuestra mente. Purificarla para que dentro de ella no haya ningún elemento contaminante es lo que conocemos como Budismo objetivo.

Buddhadasa Bhikkhu / Manual para la humanidad.

COMENTARIO: Ninguno de los puntos es tan sencillo como se lee.  De entrada debemos interpretar muy bien al maestro Buddhadasa cuando nos advierte que la maldad proviene de nuestra asociación de apego enfermiza para con las cosas, que de paso “no son de nuestra propiedad”. Esto es fácil leerlo, lo difícil es vivirlo. La gente dice “Vine sin nada y sin nada me voy”, pero esto lo dicen muchos de la boca para afuera para darse valor pues les resulta casi imposible abandonar todos sus “bienes” sin sufrir. Usar las cosas, disfrutarlas sin apego es el secreto. Solo un espíritu libre puede comprender esto. Hacer el bien, de segundo, supone hacer un bien que es alimentado desde la dimensión de lasabiduría; esto no es algo común. Nuestra idea de bien surge de una comprensión muy estrecha que aun no alcanza la condición de sabia. Esto lo sabemos todos, no podemos mentir con respecto a esta verdad. Por último, purificar la mente es limpiarnos de todo lo que pueda contaminarla. ¿Y esto cómo se hace? ¿Cómo podemos saber qué es lo que nos contamina? – El estudio del Dharma puede ayudarnos con respecto a esto. Solos no podemos. Por eso el Buda nos dejó su enseñanza: te contamina lo que no te deja ver las cosas tal como son, te contamina tu visión estrecha de las cosas y circunstancias. Lo demás se los dejo a ustedes.

Anuncios

Publicado por

budasdeagua

Paul Quintero es monje Budista Zen e instructor de Caligrafía China. Es discípulo directo) de Taisen Deshimaru Roshi (ordenado en 1981 en Francia. Estudió caligrafía china con Jacques Foussadier (Paris, Francia) y con la Sensei Mary Onari (Venezuela). Fundó su escuela Budas de Agua en 1.999. Dicta talleres de caligrafía china y dibujo Zen concentrando la atención en el ritmo respiratorio para hacer del aprendizaje de esta escritura- arte una meditación en movimiento. Su arte combina los mensajes del Dharma de Buda con las figuras originales de sus famosos dibujos de monjes budistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s