Texto 1983 – EL SATORI AQUÍ Y AHORA

4102cdba3ee4c1aa967b2c576e1c01db

 

Mientras pongamos nuestra atención en lo “manifestado”, estaremos muy poco conscientes de lo que da origen a todo lo que vemos. Vivir en el mundo de las formas y no ver en ellas el vacío que las incluye, es solo ver los detalles físicos de la creación (que, como sabemos, están pasando, cambiando y regresando segundo a segundo al vacío que los genera e incluye en su totalidad). Ekhart Tolle (en su obra El Poder del ahora) nos dice al respecto cómo funciona esta relación forma-vacío no solo en  lo que vemos, sino dentro de nuestra propia mente:

“¿Qué pasaría si ustedes logran quitar su atención de los objetos que ven en el espacio y llegan a estar conscientes del espacio en sí mismo? La esencia de una habitación no son los objetos dentro de esa habitación; los cuadros, los muebles y todo lo que hay en ella “están” en la habitación, pero no son la habitación. El piso, las paredes y el techo definen los límites de la habitación, pero no son la habitación tampoco.  Entonces, ¿cuál es la esencia de la habitación? El espacio por supuesto, el espacio vacío.  Como el espacio es “nada”, podemos decir que “lo que no está allí” es más importante que lo que está allí. Entonces traten de estar conscientes del espacio que está en todo momento a su alrededor. No piensen en él. Siéntanlo, tal como es. Presten atención a esa “nada”.

Si logran hacerlo, un cambio de consciencia se dará dentro de ustedes. Esta es la razón. El equivalente a los objetos en el espacio tales como los muebles, paredes y todo lo demás (visible) son “sus objetos mentales”: pensamientos, emociones y los objetos de sus sentidos. Y, el equivalente interior del espacio es la “consciencia” que le permite a tus objetos mentales ser, tal como el espacio permite que todas las cosas sean. Así que si logran quitar su atención de las cosas – objetos en el espacio – podrán por consiguiente quitarle su atención a sus  objetos mentales. En otras palabras, nadie puede pensar y estar consciente del espacio – o del silencio, por esa razón. Al hacerse ustedes conscientes del “espacio vacío a su alrededor”, simultáneamente se hacen conscientes de la no mente, de la consciencia pura: de lo No Manifestado.  De esta manera la contemplación del vacío puede convertirse en un portal entre ustedes y lo No Manifestado, Dios.

Es necesario que nuestra mente, como él lo explica, se haga consciente del vacío para comprender la forma. En el Budismo  esto equivale a comprender: “el vacío es la forma”, pues es del vacío universal que surge la forma. Si estás consciente de ello, toda tu existencia se hace más lúcida. Siente y conoce  el vacío dentro de tu mente y llegarás a comprender lo transitorio de las fabricaciones de tu mente: el famoso mundo de las ilusiones. Sentir el vacío exterior y el vacío de tu mente es el Satori. Por eso, no tienes que ir a ninguna parte a buscar nada.

Eckhart Tolle / Paul Quintero

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: