Archivo para diciembre, 2015

Texto 2003 – BUSCARÉ EL DHARMA EN OTRA PARTE

Posted in Uncategorized on diciembre 26, 2015 by budasdeagua

gassho

 

Hubo un monje llamado Longtan que fue a visitar al maestro chan Daowu, muy conocido por su iluminación. Vivió con este maestro durante diez años. Un día pensó que no había recibido ninguna lección budista en todo ese tiempo, y decidió irse a buscar otro maestro.

El maestro Daowu le preguntó: “¿A dónde quieres ir?”

Longtan respondió: “Quiero ir a buscar la esencia del Dharma.”

El maestro le dijo: “Aquí mismo existe la esencia del Dharma.”

Longtan contestó: “He estado aquí más de diez años, y usted nunca me ha explicado a mi nada sobre la esencia del Dharma. ¿Cómo puede esa esencia estar aquí?”

El maestro le contestó: “¡No mientas! ¿Cómo puedes decir que aquí no hay esencia del Dharma? Cuando tú me ofrecías té, siempre lo aceptaba y lo tomaba. Tú me traías comida, y yo la comía. Cuando juntabas las palmas de las manos y te inclinabas ante mí con respeto, yo también lo hacía. Todas estas cosas te hablan de la esencia del Dharma. ¿Cómo te atreves a decir que la esencia del Dharma no está aquí? Todas estas vivencias son la esencia del Dharma. ¡Ellas son “prajna” (sabiduría) para tu vida diaria!”

Longtan contestó: “Ah, ¿esta es la esencia del Dharma? Entonces lo pensaré de nuevo.”

El maestro Daowu le dijo: No pienses. Cuando piensas aparecen las diferencias; cuando piensas ya no existe “prajna”.”

Tomado de: The Diamond Sutra and the Study of Wisdom and Emptiness

COMENTARIO: ¿Qué es lo que uno puede pensar en el Zen? – Pues nada. El Zen se vive, se digiere, se duerme, se hace gesto de manera natural, automática e inconsciente. Si piensas aprender intelectualmente el Dharma, no vas por buen camino. Para conocer el Dharma, pensar es un error. Solo vive el Zen, observa y aprende.

 

Anuncios

Texto 2002 – ZEN SIN ETAPAS

Posted in Uncategorized on diciembre 26, 2015 by budasdeagua

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

El budismo Zen y su Dharma no tienen etapas: cualquier enseñanza se da fuera de una secuencia. No hay un orden establecido para aprender; el Dharma se presenta para ti de acuerdo al momento que vives.  El Zen no se estudia por lecciones, y más importante aún es el hecho de que no se rige por un libro específico. El Dharma se manifiesta de maneras desconocidas y, si tienes un instructor certificado, este podrá colocarte en ciertos momentos o situaciones en los cuales puedas vivir el Dharma. Pero no esperes una enseñanza tradicional, el Zen no tiene esquemas predeterminados. Maestro y discípulo se comunican de acuerdo al momento que se vive. El Zen de hoy se vive en el momento. El Zen de mañana será el Zen de mañana. No esperes nada; pero debes estar muy presente para poder recibir la enseñanza del Dharma. El Dharma, para un budista, es como la brisa que sopla sobre su rostro.  Si la sientes, está bien.

Sensei Paul Quintero  (Tomado de una conversación con Rubí Uzcategui/ grupo zen de Caracas)

 

 

 

Texto 2001 – NO ALIMENTES A TUS FANTASMAS

Posted in Uncategorized on diciembre 26, 2015 by budasdeagua

descarga (1)

(Texto de la imagen: No solamente mates a tus demonios; abre sus cuerpos muertos y averigua de que se han estado alimentando.)

 

Estamos a unos días de comenzar el año 2016 y es un buen momento para organizar nuestra mente para entrar en la nueva energía de 2016. Nuestro primera lección para este nuevo año es entender que siempre estamos cambiando, así no lo notemos. La persona que viste ayer en el espejo, ya no eres tú. Y la que verás mañana, tampoco serás tú. Buda insistió mucho en esto. Vivir el momento y celebrarlo es tu única felicidad.  La segunda lección es que el pasado (los recuerdos) no cambia. Nuestra mente puede repasar eventos del pasado, pero estos eventos dejaron de existir hace mucho tiempo. No están vivos. Si lidiamos con fantasmas, ellos pueden derrotarnos pues su energía es muy poderosa pues nosotros somos quienes los alentamos y alimentamos. Este texto (bastante irónico) refleja nuestra asociación con esos fantasmas:

El pasado está lleno de fantasmas que gozan de buena salud. Nos esforzamos porque vivan, se alimenten, alternen entre nosotros, y sigan viviendo. Antiguas novias, esposas(os), hijos que se fueron, trabajos que se perdieron, viajes que se hicieron, fortunas que tuvimos. Mi consejo obvio es que lo dejemos morir, lo abandonemos en las brumas de la oscuridad, nos olvidemos de él, pero… ¿me harán caso? Ingenuo no soy. Así que ¡adelante! Sigue trayéndole y hazlo dormir en medio de ti y tu nueva pareja, en el cuarto intocado de ese niño que se fue, en la mirada serena de cualquier viejecita que se parezca a tu madre, en la oficina que dejaste, en tu vida diaria que ya está llena del presente. ¡Dale! Levántate temprano que tus fantasmas necesitan alimentarse… No pierdas el tiempo que no es tuyo, es de tu pasado.” (Tomado de: Historias de  un practicante zen)

En realidad si alimentas ese pasado, tu mente terminará creyendo en todos esos personajes que ella misma alimenta. Es muy fácil de comprender. Mejor concéntrate en el presente y cuida tu mente, ordénala, y desayuna con los vivos. Vivir el presente es solamente  vivir el presente. No es un ejercicio trabajoso.

Felices navidades y un año nuevo lleno de salud, felicidad y serenidad para todos…sin fantasmas.

 

Sensei Paul Quintero / Monje zen

 

 

 

Texto 2000 – ¿Y TÚ, REENCARNAS?

Posted in Uncategorized on diciembre 14, 2015 by budasdeagua

2000

 

 

La idea de la reencarnación como el simple concepto de volver a nacer le debe ser muy significativa para todo aquel que, por las razones que sean, se decida a postergar su estado de claridad mental (iluminación, Satori) y su estado de sosiego (Nirvana) “para otra vida”. Esto resulta muy atractivo para muchos especialmente  para algunos ricos o malvados pues ellos podrían pensar que al “volver a nacer” tendrían muchas más oportunidades de aumentar su riqueza y su maldad. Cuando San Antonio de Padua dice: “Donde está tu corazón, allí está tu riqueza”, esto podría ser un soporte más para estos mismos ricos y malvados, pues pondrían su corazón en sus apegos o en sus conductas aberrantes con el fin de que ese tesoro se multiplique en “otras vidas”.  Y, por supuesto, asociarían la reencarnación con un “gran estado de paz futuro” basados en sus intereses mundanos y sus apegos. Para el hombre “espiritual verdadero”, esta idea de reencarnar, no es lo que el hombre ordinario comprende de ella. Buda vino a enseñarnos que solo a través del Dharma y de su vivencia podemos erradicar el poder del ego y del apego en nuestra vida. Por lo tanto, una vez remontada la etapa del dominio del instinto llamado  ego, uno no estará  pensando en que cosas podrá hacer “en otra vida”.

Como nuestros pensamientos sí reencarnan; ellos “vuelven a nacer”; es natural que el hombre sin ningún desarrollo espiritual (y con un cuerpo físico pesado y que además ve a esta forma física como su tesoro) piense que él sí reencarna.  Y esto le encanta.  La reencarnación para el hombre común es como tener la oportunidad de volver a presentar un examen final  que no pudo aprobar en una institución educativa.

Cuando el maestro Dogen dice que nosotros  nacemos y morimos 6.000.000 de veces por segundo, este es el famoso “volver a nacer”. Nosotros “nacemos y morimos” con nuestros pensamientos. Somos el pensamiento final de este instante. Más nada. Los pensamientos proliferan. Por esta razón Buda dijo que debemos observar atentamente nuestros pensamientos, pues ellos son nuestra vida misma. Vivir atenta y conscientemente de nuestros pensamientos  es “vivir el instante”. No hay ningún otro instante. No hay otra vida. Este instante es tu tesoro. ¿Para qué te empeñas en creer que reencarnarás? ¿Para qué? ¿No es esto una manifestación más de tu ignorancia? La vida (este instante) se hizo para vivirla. ¡Una buena vida para todos!

 

Sensei Paul Quintero / Monje zen

Nota 1. Imagínense por un instante la proliferación desordenada de estos pensamientos en una mente común desordenada… ¿cómo no se va a hablar de sufrimiento?

Nota 2. Les recomiendo leer el texto titulado El Embudo en este mismo blog, Muellezen.

Texto 1999 – LA OTRA ORILLA, ¿OTRA VEZ?

Posted in Uncategorized on diciembre 14, 2015 by budasdeagua

 

red-leaf-in-flowing-stream

 

El famoso cuento  budista de pasar a la otra orilla, no se refiere, estimados amigos a remontar un río en alguna montaña para pasar al otro lado. ¿No conocen acaso el  majestuoso río de pensamientos que existe en sus mentes? Si las cosas del lado que estén de ese rio son muy terribles, ¿qué esperan para cambiar sus pensamientos? Entre más agua lleve el rio, más fácil será para ti ver la necesidad de cruzarlo.

Sensei Paul Quintero /Monje zen

Texto 1998 – UNA COLABORACIÓN KARMICA

Posted in Uncategorized on diciembre 14, 2015 by budasdeagua

stars

 

Una joven brillante y hermosa se acercó a un monje zen fuera de su templo y le hizo una donación para que de esta manera su desarrollo (de la joven) y crecimiento espiritual se viera fortalecido. Esto se lo explicó ella de esta manera al monje. El monje comprendió y le acepto la donación con una sonrisa. Pasaron varios años y aconteció que un día la joven viajaba en una carreta que perdió una rueda durante una fuerte tormenta. Se necesitaba tener dinero  para comprar otra rueda en ese momento y ella no lo tenía. El monje – que estaba por allí – corrió y compró una rueda de carreta usada (más o menos con la misma cantidad de dinero que ella le había aportado en el pasado) y la joven pudo continuar felizmente  su viaje .El monje pensó: “Cuando las almas conocen el camino de las estrellas, y las dificultades aparecen, las buenas acciones son un gran remedio.” El Buda siempre insistió en las buenas acciones pues su resultado evidente son los méritos.

 

Sensei Paul Quintero / Monje zen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto 1997 – SIMPLIFIQUE

Posted in Uncategorized on diciembre 14, 2015 by budasdeagua

sat

 

Un discípulo le pidió a un maestro zen que le explicara el concepto del Karma, pero le pidió al mismo tiempo que lo simplificara lo mejor posible.

El maestro zen sonriendo le dijo: “Si simplifico demasiado, tu vida será muy aburrida.”

 Sensei Paul Quintero / Monje zen