Texto 1998 – UNA COLABORACIÓN KARMICA

stars

 

Una joven brillante y hermosa se acercó a un monje zen fuera de su templo y le hizo una donación para que de esta manera su desarrollo (de la joven) y crecimiento espiritual se viera fortalecido. Esto se lo explicó ella de esta manera al monje. El monje comprendió y le acepto la donación con una sonrisa. Pasaron varios años y aconteció que un día la joven viajaba en una carreta que perdió una rueda durante una fuerte tormenta. Se necesitaba tener dinero  para comprar otra rueda en ese momento y ella no lo tenía. El monje – que estaba por allí – corrió y compró una rueda de carreta usada (más o menos con la misma cantidad de dinero que ella le había aportado en el pasado) y la joven pudo continuar felizmente  su viaje .El monje pensó: “Cuando las almas conocen el camino de las estrellas, y las dificultades aparecen, las buenas acciones son un gran remedio.” El Buda siempre insistió en las buenas acciones pues su resultado evidente son los méritos.

 

Sensei Paul Quintero / Monje zen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

4 comentarios to “Texto 1998 – UNA COLABORACIÓN KARMICA”

  1. Hugo / Ku Butsu Says:

    Maravilloso Sensei!

  2. Ricardo Cáceres Says:

    Un aplauso uno debe siempre debe girar la rueda de las buenas acciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: