Texto 2038 – NO HAY PUNTO MEDIO

bird

 

Un maestro zen concertaba una cita con un discípulo y juntos conversaban sobre el lugar donde se reunirían dentro de unos días pues ambos vivían en lugares distintos. El maestro dijo: “Nos veremos en tal poblado, pues ese es el punto medio entre nuestros dos poblados.” El discípulo le replicó: “En realidad no hay punto medio.” Entonces el maestro sonrió y juntando las palmas lo saludó en silencio, aprobando su comentario.

La enseñanza del Dharma no conoce puntos medios. ¿Puede un ave indicar cuál es el medio del cielo? ¿Puede un pez indicar donde está el centro del mar? – La tierra del Dharma no tiene puntos medios; cualquier lugar es un buen lugar para aprender la Ley. Por eso el maestro juntó las palmas en “gassho”.  El discípulo no hablaba del punto medio físico entre los dos; su Mente Clara y amplia hablaba de los dominios infinitos del Dharma.

Sensei Paul Quintero / Monje zen

 

 

Texto 2037 – ZEN SIN PROTAGONISTAS

taisen

 

TaisenDeshimaru nos hablaba de dos ordenaciones en el Zen: la de bodhisattva y la de monje. Y, cuando le preguntaban que como se podía uno convertir en un maestro zen, simplemente contestaba que eso lo decidía la historia. Ser un maestro depende de muchísimos aspectos y, sobre todo, del deseo de no serlo. El Zen es no desear, no protagonizar, no apegarse, no perseguir. Deshimaru dedicó su vida a la transmisión del Dharma de Buda con fuerza y determinación. Para él, el Budismo japonés estaba cubierto de polvo, de tradición estéril y de intereses familiares y económicos muy poderosos. Decidió, desde su corazón, desempolvar el Zen corrompido y llevar a Francia (y al mundo) un Zen fresco. Eso hizo. La historia reconoció su obra en pro de la difusión del Dharma de Buda y lo certificó silenciosamente como maestro zen. Las críticas egoístas no pueden manchar su obra. La historia es testigo de ella. No se puede menospreciar su obra como monje zen y como maestro de la auténtica transmisión del Buda basados en las superficialidades de tener o no certificados monásticos de papel o sellos imperiales del dominio japonés. El Zen nace en la India. Y, desde la India, la historia viene observando a los hombres que han dado su aporte a la obra esencial del Buda. La historia no premia el protagonismo personal, la historia certifica la obra de los hombres comprometidos con el Dharma. Ordenarse en el Zen es convertirse – a través del servicio desinteresado – en pregonero del Dharma. Para lograr esto busca seguir a un “hijo del Buda” para que te “instruya”. Los que no escuchan el Dharma de Buda, inventan su propio dharma y se convierten en demonios de la transmisión autentica. Mantén la distancia de un país entero de tales personas aberradas y egoístas que solo corrompen la maravillosa enseñanza del Buda.

Alejandro Jodorowsky nos dice al respecto: “Porque bebe el jugo de esa planta de moda y alucina se cree Maestro Chaman. Sería mejor que aspirara, sobrio, a ser un discípulo eterno.”

Sensei Paul Quintero / Monje zen

 

 

Texto 2036 – CADA KESA

kesas

 

Cada kesa es una historia. Parte de la  historia de la humanidad. Todas estas prendas del Buda arropan simbólicamente al mundo. Si tu energía personal se une a la energía universal, tu ayuda – para el bien de todos los seres – aumentará. Si tu kesa te aísla, no es un verdadero kesa. Revestir un kesa es revestir la posibilidad de salvar a todos los seres. Cuando colocas tu kesa dentro de su sobre, colocas al mundo entero bajo la protección del Buda. Cuando un miembro de una familia recibe un kesa, toda esa familia es bendecida. De hecho – cito al Maestro Dogen – “siete generaciones de ancestros alcanzan el Despertar”. Venera y cuida tu kesa, cuida la vida universal.

 

Sensei Paul Quintero / Monje zen

Texto 2035 – UN PRESO LIBERA A UN PRESO

libre

 

Un hombre “preso de conciencia” fue colocado en un calabozo junto a un “preso por homicidio”. Aunque ambos son presos, no son delincuentes ambos, solo el segundo.  Cuando examinas tus pensamientos, podrías darte cuenta de cuan preso de tu conciencia estás, pero eso no es un delito, ni es delincuencia.  Los hombres deben buscar su libertad, y para ello deben conocer su esclavitud. Una amiga del Zen – muy brillante – me dijo que “matar al ego” no es posible: Sin ego, no se puede matar al ego. Esto es una gran verdad. Los presos solo se liberan al darse cuenta de que están presos. Los criminales conocen su condición de presos debido a sus malas acciones. Los presos mentales pueden alcanzar su libertad al saberse presos de sus pensamientos.

Sensei Paul Quintero / Monje zen

Texto 2034 – CUANDO DANXIA QUEMÓ LA ESTATUA DE BUDA

burn

 

Cuando al maestro Danxia (China) se le ocurrió quemar la estatua de Buda que había en su monasterio durante una gran helada, este incidente se hizo muy popular en su época. Cuando se le preguntó que por qué lo había hecho, este contestó (irónicamente) que lo había hecho para obtener una reliquia del Buda (sharira). La gente a su alrededor se burló de él diciendo que de una vieja estatua de madera no se podían obtener reliquias del Buda.

Lo cierto es que cuando quemó la estatua lo que quemó fue un pedazo de madera. Aun si hubiera quemado todas las estatuas de todos los monasterios y templos de su época, nadie podía cambiar el hecho de que el Buda Shakyamuni era su maestro. Aun si hubiera quemado todas esas estatuas, nada cambiaría el hecho de que  el Buda seguía siendo el Buda. Los tontos a su alrededor confundieron la madera con el Buda. Por cierto, que cuando se le dijo a Danxia que no se podían obtener reliquias de una estatua quemada, este dijo: “Bueno entonces quememos otro par de estatuas”.

 

Maestro Hua / Vajra Boddhi Sea

 

COMENTARIO: Nada de lo que ves es Buda. Todo lo que ves es Buda.

 

 

 

 

Texto 2033 – PRIMERO ENCENDED LA LUZ

luz

 

“Cuando aún es de noche– nos dice Omraam Mikhaël Aïvanhov –  no os lanzáis a la oscuridad a coger algún objeto o a comenzar un trabajo, sino que antes encendéis  una lámpara para poder ver, y luego actuáis. Pues bien, para cualquier circunstancia de la vida necesitáis encender la luz primero, es decir, concentraros, recogeros para saber cómo actuar. Si no poseéis esa luz, iréis de un lado para otro, llamareis a muchas puertas y no haréis nada bueno.”

 

COMENTARIO: Antes de buscar la paz, tú necesitas sentir paz interior. La paz llama a la paz. Antes de sentarte en zazen, tu mente debe estar en zazen. Nada ocurre así por así: se necesita luz para poder ver.  El Zen no es “magia repentina” y “sentarse a meditar” es solo el primer paso  para emprender algo en tu vida. Zazen depende de tu propia energía, de tu propia disposición. Zazen no cambia nada dentro de ti. Zazen es un encuentro contigo mismo. De tu zazen (tu luz) dependen todos los eventos de tu día. Nunca al revés.

 

Texto 2032 – BUDA Y SU SERVICIO

costura2

 

Buda, como maestro y hombre, explicaba el Dharma y daba ejemplo de él con su vida. Pocos saben que en las comunidades de monjes y laicos a su alrededor había mucha gente pobre y otros tantos discapacitados. En un relato poco conocido, se dice que el Buda ayudaba a coser las ropas de un discípulo suyo muy cercano que era invidente. Se sentaba con él y mientras hablaban le remendaba sus ropas. Esto lo hacía como un gesto más “nacido del Dharma”. Cuando estudiamos el Dharma, este debe “producir” acciones fraternas y compasivas para que este Dharma sea un Dharma “vivo”. Mucha gente en el Budismo desea ayudar, por ejemplo, a los necesitados en otras partes del mundo, y se olvidan del necesitado que está a su lado y que ruega por un pedazo de pan o algo de ropa. Un Dharma que no se “expresa” para ayudar al necesitado a tu lado, no es un Dharma real, verdadero. El Dharma es una “medicina”, pero esta medicina debe sanar a quienes están cerca de ti…no necesitas viajar a países remotos para que tu Dharma cosa los hábitos del que tiene hambre.

 

Sensei Paul Quintero / Monje zen