Texto 2160– TU DISEÑO MENTAL Y TU FELICIDAD

images-37

 

Muchas veces entramos en casa de algún familiar o amigo, e inmediatamente nos alegramos o entristecemos y no sabemos el motivo. Pocas personas son conscientes de que las formas y colores usados para decorar un espacio, afectan nuestro estado mental. Sin embargo, está comprobado científicamente que algunos colores favorecen el aprendizaje y la concentración, otros favorecen la sanación e incluso hay colores que aumentan o disminuyen la energía del ser humano. Asimismo, las formas curvas u ondulantes favorecen el flujo de la energía y crean espacios armónicos. Por otra parte, el exceso de colores oscuros favorecen la tristeza y la enfermedad y las formas punzantes propician conflictos interpersonales en un espacio.

De la misma forma en que el diseño de nuestros espacios afecta nuestra disposición, ánimos y energía, “el diseño de nuestra mente” también afecta nuestros pensamientos y emociones. Cuando nos apegamos a los objetos (sean estos físicos o mentales) que heredamos de algún ancestro, o nos negamos a cambiar el arreglo de los muebles (dentro y fuera de nosotros) también estamos aferrándonos a ideas caducas que ya no se corresponden con nuestra “vida presente” una vez que la entendemos como tal.

Pero, ¿cómo podemos “rediseñar nuestra mente” para que esta nos ayude a ser felices? La comprensión del Dharma de Buda nos ayuda a remover cualquier “objeto mental que impida la entrada de luz en nuestro interior”, bien sean cortinas ilusorias provenientes de nuestra ignorancia o cuadros tristes y muebles inútiles que decoran nuestro espacio mental bajándole su energía. Cuando comprendamos que el sufrimiento y las enfermedades son ocasionados por un “diseño mental heredado“, entonces seremos capaces de cambiarlo.

De la misma forma como tus espacios deben ser el reflejo de lo que aspiras en tu vida, el diseño de tu mente debe exhibir la manifestación de la cantidad de luz existente en tu interior. Como budistas tenemos la responsabilidad de cortar las aflicciones mentales y de proveernos un diseño interior (mental) armónico para ir más allá del karma individual que nos limita. Además, tenemos el compromiso de propiciar la felicidad de quienes nos rodean y para ello debemos empezar por disciplinar nuestra mente.

Las mentes disciplinadas son mentes felices. Ser felices es nuestra naturaleza original. El sufrimiento es salirse del camino natural del universo.

Cuando entras en tu casa o en tu mente, ¿cómo te sientes?

 

Saki Shō  / Bodhisattva – Linaje de Taisen Deshimaru

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: