Texto 2180 – CAMBIOS DESAPERCIBIDOS

 

cam.jpg

 

Cuando duermes tu cuerpo repara todo tu organismo preparándote para ser una nueva persona para el nuevo día que ha de comenzar. Increíblemente la mayoría del tiempo ni tú mismo ni los demás pueden darse cuenta de este proceso renovador. La rutina mental propiciada por una muy lenta actividad creativa y una falta de “emoción” ve al mundo “siempre igual”. Si nos levantáramos con la disposición de utilizar la energía nueva para el nuevo día, y todos nos diéramos cuenta de del maravilloso cambio que experimentamos, la vida se convertiría en goce pleno: todo y todos somos tan nuevos como el minuto delante de nosotros. ¿No ven acaso el motivo para ser más felices aún? Cada persona delante de ti es nueva en cada amanecer. Lo que dejas de advertir en este sentido es propiciado por tu desconocimiento de este proceso renovador. El Dalai Lama nos dice que cuando la ignorancia es nuestro maestro no podemos experimentar la paz verdadera. Yo agrego: “Si la ignorancia es tu consejero rutinario, todos tus días – desde el mismo amanecer – ya son noches obscuras”. Ni tu ni tu mente envejecen nunca, todo cambia favorablemente de acuerdo a tu capacidad de “darte cuenta” de esta realidad. El cambio es realmente un cambio cuando te “das cuenta” de él. Por el contrario, los cambios desapercibidos no alegran a nadie.

Sensei Paul Quintero / Monje zen

Anuncios

2 comentarios to “Texto 2180 – CAMBIOS DESAPERCIBIDOS”

  1. Gracias Sensei. Oss.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: