Texto 2193 – CAPÍTULO UNO, CAPÍTULO DOS

fahrenheit-451-burning-books

 

Hay vidas que transcurren como capítulos de un libro. Un capítulo no solo precede al anterior sino que lo domina pues su información interfiere con el siguiente y, a veces, lo somete y lo esclaviza al contexto de todos los anteriores. Esto está bien para los libros, pero no para la vida de un ser humano. Existe una cita muy trillada que dice que tu vida es una página en blanco para cada día. Podría verse así, pero igual se corre el peligro de asociar esa página en blanco con otras, o de desear conectar los eventos de tu vida en este momento con otros que la preceden. La solución está en alcanzar una mente clara. Una mente clara que no funcione por capítulos, sino que sea fresca, nueva, creativa a “cada segundo. El Zen trata de llevar al aprendiz hasta esta condición mental y de vida, pero no puede asegurarte nada. Como humanos solemos vivir por capítulos en vez de quemar de una vez por todas el limitante libro de nuestra vida. ¿Quién necesita un fósforo por allí?

 

Sensei Paul Quintero / Monje zen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: