Texto 2200 – AGARRANDO AUNQUE SEA FALLO

kids-retreat

A la mente ordinaria dirigida por el ego, le encanta agarrarse de cualquier cosa. De conversaciones pasadas, de ilusiones, de principios morales, percepciones erróneas, miedos, apegos, suposiciones… No solamente se agarra, sino que puede llegar a hacerlo durante largo tiempo.

Utiliza todo esto a modo de bloques y cabillas para poder sostenerse, crear defensas, paredes y sótanos donde pueda resguardarse y guardar todo aquello que le avergüence y pueda debilitarla.

Solo cuando el ego ha construido muchas defensas y comienza a asfixiarse es cuando se da cuenta de que necesita derribarlas para poder ver la luz de nuevo.

Se enfrenta entonces con la gran duda, ¿quedarse asfixiado y adolorido por el peso de las paredes pero “seguro” o derribar todo su fortín para ver la luz aunque se sienta vulnerable?

El ego cree que nadie se da cuenta de lo que hace. Piensa que su construcción no solo es infalible sino que también es invisible.

Una mente clara en cambio, no se agarra de nada. Sabe que agarrarse es igual a sufrir, es desconectarse del presente y si llega a agarrarse busca cómo soltarse.

Para eso practicamos Zen, para observar todos los bloques que usó nuestro ego para sostenerse y gobernarnos. En otras palabras, todas las formaciones mentales de las que se ha agarrado nuestra mente y dejarlas ir. Si ves el Zen de manera distinta, te estás agarrando de otra ilusión más. Despierta pues.

Por un lado nuestro “ego” vive “agarrando aunque sea fallo” (creencias, argumentos, justificaciones…) para fortalecerse y sostenerse en el tiempo generando en todo momento sufrimiento en cómodas cuotas.

Y, por otro lado, en el Zen siempre “agarramos aunque sea fallo” algún pedazo del Dharma de Buda para ayudarnos a derribar muros de impotencia, estupidez y de ignorancia creados por el ego. Esa es la Mente Clara de la cual se habla en el Budismo: esa mente que no construye, sino que se libera de lo construido.

Nuestros cerebros están condicionados por la educación, por la religión, a pensar que somos entidades con almas separadas. No somos individuos en absoluto. Somos el resultado de miles de años de experiencia, actividad y lucha humana.

Krishnamurti

Bodhisattva Rubí Saki Sho / Linaje de Taisen Deshimaru

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s