Texto 2205 -VISITA REVELADORA

buda-con-personas

La iluminación es como un relato imaginario sobre un grupo de hombres que asombrados  ven a otro hombre cargar una corona radiante muy sutil sobre su cabeza…sin que este la cargue de verdad. Cuando Ram Dass (Richard Alpert – USA) dice: “Si te crees tan iluminado, pásate una semana con tus padres“, es porque no cree que tu iluminación sea  irreversible. La iluminación es un estado o condición que semeja a la corona que algunos hombres ven sobre la cabeza de otros. Esta corona puede aparecer y desaparecer como lo hace una torta navideña en una cena familiar. Ram Dass sin duda conocía muy bien lo inestable de esta corona: uno cree a veces haber logrado una condición especial como lo es el despertar en el Budismo, y hasta puede creer que su singular condición será eterna; pero esto es solo un engaño de uno mismo para con uno mismo.

Los estados sensibles que un practicante de Zen pueda alcanzar gracias a su meditación, no son “un producto de larga duración“, aunque estés convencido de lo contrario. La “corona del despertar” es una corona negra con muchas gemas valiosas incrustadas en ella (Budismo), pero nada garantiza que esta sea eterna. La corona se usa, se luce pero luego esta desaparece. Es un momento maravilloso, pero efímero. Especialmente si “regresas a tu casa a pasar una semana con tus padres“. Esto sugiere regresar a pasar una semana en el mundo ordinario, luego de haber practicado durante mucho tiempo tu meditación.

¿Qué ocurre realmente? Lo que ocurre es que aunque estés realizado, el mundo ordinario puede influenciarte y regresarte a una condición mundana con mucha facilidad. Ram Dass lo vio. No es ningún misterio. Un día se es un Buda, otro día se es un empleado en un matadero de reses. Un día te iluminas, otro te apagas. Ni el brillo de las estrellas en el cielo dura eternamente. Algunas de las que “vemos” ni siquiera están allí. La arrogancia, el enamoramiento de nuestra condición privilegiada es solo “el sueño de la noche anterior” (Taisen Deshimaru). Ilumínate y vuelve a iluminarte incesantemente. Ve por la vida cosechando coronas impermanentes como lo han hecho todos los budas. Al terminar de visitar a tus padres durante una semana toma fuerzas para volver a escalar las cimas del despertar. Un “coronado” (bodhisattva) debe comprender esto muy bien. Esto significa “proteger su ordenación y su mente”.

Sensei Paul Quintero / Monje zen

Anuncios

10 comentarios to “Texto 2205 -VISITA REVELADORA”

  1. ¡Vaya! Gassho Sensei _/\_

  2. Editha Contreras Says:

    Gassho , me recuerda la lección del maestro y el samurai……. que fácil es hablar, que difícil prácticar… gassho sensei. ten-ji ho-san

  3. Gracias Paul. Excelente. Esclarecedor…

  4. Gassho. Este texto es una gran joya

  5. Mercedes Bracca Says:

    Buenas tardes…Que texto tan apropiado…y sobre todo poner de ejemplo el “pasar una semana con tus padres”…cuando en la interacción familiar tenemos que probar cuan fuerte estamos en la práctica del zen..incluyendo sus preceptos..siendo ejemplo para nuestros hijos y viceversa..y elevarnos por encima del karma heredado de nuestros ancestros…actuando como un verdadero bodishattva…Gracias Sensei por su aporte a mejorar nuestras vidas..Gassho ¡¡

    • Probarnos ante el espejo de Buda es necesario en todo momento. La familia sirve de mucho para ayudarnos a saber “donde” estamos parados. Gracias por su comentarioo, Sensei Paul Quintero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: