Texto 2225 – ZEN DURO

duro

Si realmente pudiéramos darnos cuenta de lo que no somos (ego y sus actuaciones) nos veríamos “sintiendo” lo que somos. Mírate, sal de este traje formal creado por tu mente ilusoria y sé. Cuando “seas”, ya no serás quien eres. Solo así podrás disfrutar lo que realmente eres. Esta nueva apreciación debe vivirse, como muy bien lo expuso Buda, desde el no-ego. Por medio de un ego ilusorio, no podemos cambiarnos a nosotros mismos. Olvidémonos de nosotros mismos, sigamos la frase de Dōgen: Shin jin datsu raku (abandonar cuerpo y espíritu). Abandonémonos. Pero no escuches (o leas este texto) y creas que entiendes. Realmente no podemos “entender” nada por medio de nuestro ego.

¿Cuál es la salida? Salir del ego. ¿Cómo? Olvídate de tu actuación y ríndete a lo que “es“. Cállate. Siente. Experimenta “sin ti”. Libérate de ti. No eres este cuerpo, ni esta mente complicada. Huye de ti. Sal afuera. Ve sin estos ojos. No sé si será fácil, pero intentaré ayudarte: por unos 10 minutos sostén un lápiz en tu mano y mira tu mano. ¿Crees que esa mano eres tú? Mira otra vez. Si puedes verla y salirte de tu personaje ilusorio, podrás comprender. Nada más puedo decirte. Lo del lápiz es en serio; ¿lo hiciste?

Para comprender el Zen, debes ser una persona no-Zen. El Zen no es tu verdadero ser. El Zen puede muy bien ser la mano que sostiene el lápiz y que te recuerda que ese hombre no eres tú. Bienvenido a la Mente Clara.

Sensei Paul Quintero / Monje zen

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: