Texto 2235 – UN ENCUENTRO SERENO CON LA ESTUPIDEZ

idiot-si

 

El monje zen Brad Warner nos advierte que “no nos involucremos con Zazen, pues éste nos ayudará a ver lo profundamente estúpido que somos“. Por otra parte, el monje Thich Nhat Hanh nos dice que la meditación es un “encuentro sereno con la realidad”. Si unimos las opiniones de Warner con las de Thich, podríamos decir que la meditación es “un encuentro sereno con tu estupidez”.

Cuando estamos agitados, es la estupidez la que nos rige mentalmente y dirige con toda autonomía nuestra vida. Si nos encontráramos agitadamente con nuestra estupidez, seguramente  negaríamos su existencia. En cambio durante Zazen, somos nosotros quienes la encontramos serenamente, la observamos y dejamos pasar. Quizá por eso algunas personas sonríen durante Zazen: son capaces de observar conscientemente todas las estupideces que producen sus mentes. Esta observación serena no produce ningún tipo de molestias al practicante de zazen.

Al mismo tiempo, es un encuentro sereno con la realidad ya que podemos “darnos cuenta” de que no somos esa estupidezafortunadamente.

La estupidez no es un obstáculo para cultivarnos pues el conocimiento consciente de nuestras “tontadas mentales” es una valiosísima oportunidad para tomar nuevos rumbos y pensar de manera distinta. Por eso se dice que “nadie es estúpido para toda la vida”, a no ser que le guste regodearse en esa estupidez.

El Señor Buda instaba a luchar contra la ignorancia; conocer nuestra estupidez es simplemente darnos cuenta de lo equivocados que estamos con respecto a nuestras creencias habituales heredadas y fortalecidas por el ego para luego “tomar acciones diligentes y responsables” para encajar iluminadamente  en una realidad que el Señor Buda trató – hasta el hastío – de indicarnos que existe debajo del mundo engañoso de las ilusiones y los apegos absurdos. Ser estúpido, para todo budista, tiene un gran valor. El practicante de Zen sincero, al saber esto, se sienta con mayor entusiasmo.

El Zen es la estupidez total. Es una escuela que solo tiene un mensaje, o al menos así lo parece: “No busquen nada; no hay nada que buscar; Oye estúpido ¿para qué buscas algo?

Ashley Wells

 

Rubí Saki Sho (bodhisattva) y sensei Paul Quintero (monje zen)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: