Texto 2340 – ZEN: EL ENCUENTRO CON LA VIDA MISMA

life

Llamar al Zen una disciplina es llevarlo intelectualmente a un nivel escolar, o socialmente a uno de crianza de hogar. Realmente no se trata de una disciplina de este tipo. El Zen propone “despertar la consciencia” que se ha perdido a causa de múltiples causas mentales, físicas, espirituales, kármicas. La consciencia puede servir para mucho siempre y cuando esta forme parte de nuestra vida diaria. Vivir en la inconsciencia es muy fácil: la parte subconsciente de nuestro cerebro nos guía y nos mantiene “vivos”. Es por esto que muy poca gente ve la necesidad de “despertar” la consciencia, elevar su calidad de vida para vivir más plácidamente y más plenamente. A esta comodidad la llamó el Buda “ignorancia”. Y es a causa de esta ignorancia que vivimos vidas miserables muy a menudo.

La frase “regresar a casa” en el Zen es justamente esto. Uno “regresa” a ese estado de consciencia inicial que “viene con la vida misma” y se apoya en esa “consciencia clara y carente de defectos” que permite vivir la vida tal como “es”. Esto significa abrirse a la posibilidad de “digerir los acontecimientos conscientemente” para poder sacar el mayor provecho de ellos. La vida es  invisible y por ello es espiritual, razón por la cual el provecho ha de ser espiritual también.

La vida cósmica abraza la dualidad y la desintegra, carece de fallas, no es complicada y se armoniza con el momento y el lugar cuando y donde la vida humana se manifiesta.

El Zen es, en pocas palabras, encontrarle algo de sentido a tu existencia que aparece y desaparece a cada instante. El Zen te ayuda a descubrir y apreciar lo nuevo de cada instante (actualizando tu mente acostumbrada a rutinas y acuerdos obsoletos) gracias a este despertar de la consciencia. Realmente “no” es una “solución de vida”: es el encuentro con la vida misma de frente, sin suposiciones, ideas preconcebidas, sin adornos y sin etiquetas. Siempre lo he expresado de esta manera: los complicados somos nosotros. El Zen (Dhyana, Chan) de Buda es una “puerta abierta” para quien quiera encontrarse con este otro nivel superior de consciencia y de vida donde sea que esté viviendo. Pasar esta puerta depende de tu convicción y empeño, de más nada. Los que desean vivir comprenderán muy bien esta enseñanza.

Sensei Paul Quintero / Monje zen

Anuncios

Publicado por

budasdeagua

Paul Quintero es monje Budista Zen e instructor de Caligrafía China. Es discípulo directo) de Taisen Deshimaru Roshi (ordenado en 1981 en Francia. Estudió caligrafía china con Jacques Foussadier (Paris, Francia) y con la Sensei Mary Onari (Venezuela). Fundó su escuela Budas de Agua en 1.999. Dicta talleres de caligrafía china y dibujo Zen concentrando la atención en el ritmo respiratorio para hacer del aprendizaje de esta escritura- arte una meditación en movimiento. Su arte combina los mensajes del Dharma de Buda con las figuras originales de sus famosos dibujos de monjes budistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s