Texto 2398 – LOS HABITOS RESIDUALES

agesto

La influencia de los hábitos residuales en el ser humano no deben ser motivo de condenarlos como “faltas”, pues esto te hace perder el derecho a beneficios en nuestro camino del cultivo interior.

“Se cuenta que mientras el Buda Sakyamuni estaba vivo, el monje (Bhikshu) Kalodayin tenía la costumbre de mover sus mandíbulas como un Búfalo; una de sus discípulas monjas (Bhikshuni) solía mirarse continuamente en el espejo para retocarse y lucir bella; a otro Bhikshu le encantaba subirse a los árboles para saltar de una rama a la otra; otro discípulo hablaba siempre gritado, empleando términos altivos. En realidad los cuatro habían alcanzado un estado de desarrollo espiritual elevado. En realidad lo que pasaba era que uno de ellos había sido un búfalo en otra vida, otra una cortesana, otro había sido un mono y otro más había pertenecido a una casta de Brahmanes. Estaban muy acostumbrados a estas manifestaciones personales a lo largo de muchas vida, por lo que, a pesar de haber alcanzado un nivel espiritual elevado (Arhartship), sus hábitos residuales aún se mantenían en esa vida”. 

Brahma Net Sutra

COMENTARIO: Tu apariencia (peinado, ropaje), tu comportamiento, tus palabras, tu mirada y tu forma de caminar no deben ser motivo de crítica ni por tus compañeros ni por extraños. Cada persona de la Vía sirve como mejor puede a los seres en su entorno inmediato y no tan inmediato. Mi amiga y monja zen Liana Gámez (Caracas, Venezuela)  es un ejemplo maravilloso de esa singularidad humana que no puede ser desvirtuada por la palabrería envidiosa necia e ignorante ni por los puntos de vista estrechos de muchos de los que la rodean. Gracias a “no se cual Karma”, su vida – llena de un singular comportamiento, de un hablar a veces suave y otras veces irreverente – siempre ha destacado por su vocación de servicio y su exposición abierta y sincera. La Vía es justamente ese servicio sin espera de premios. Su honradez, dedicación y ganas reales de ayudar a otros a aminorar su sufrimiento – la mantienen activa y ocupada como discípula del Buda (linaje de Yves Carouget y Taisen Deshimaru).  Esta monje de mil historias y mil karmas – como muy bien lo expresaría San Agustín – hace el bien “porque le da la gana”. Por sus obras los conoceréis, no por sus adornos ni sus características personales. Sea su vida ejemplo para muchos, incluyéndome a mí mismo. Gassho, sensei Paul Quintero.

Anuncios

Publicado por

budasdeagua

Paul Quintero es monje Budista Zen e instructor de Caligrafía China. Es discípulo directo) de Taisen Deshimaru Roshi (ordenado en 1981 en Francia. Estudió caligrafía china con Jacques Foussadier (Paris, Francia) y con la Sensei Mary Onari (Venezuela). Fundó su escuela Budas de Agua en 1.999. Dicta talleres de caligrafía china y dibujo Zen concentrando la atención en el ritmo respiratorio para hacer del aprendizaje de esta escritura- arte una meditación en movimiento. Su arte combina los mensajes del Dharma de Buda con las figuras originales de sus famosos dibujos de monjes budistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s