Texto 2412 – HERENCIA PREDESTINADA

Ashvaghosha

¿Puede un Karma antiguo manifestarse en este presente de manera tangible? Hace mucho tiempo el Bodhisattva Ashvagosha visitó al onceavo patriarca chino Punyayashas para conocerlo y poder constatar su poder para transmitir el Dharma. Una vez que fueron presentados, comenzó un dialogo histórico que comenzó con esta pregunta por parte de Ashvagosha: “Deseo reconocer al Buda. ¿Quién es él? Deseo reconocer al Buda, ¿qué es el Buda?” A esto, el maestro Pubyayashas le contestó:“¿Deseas reconocer al Buda? Buda es tu misma incapacidad de reconocerlo. Si deseas conocer al Buda entonces todavía no lo reconoces. Por lo tanto Buda es esa misma incapacidad tuya de no reconocerlo”. Asvagosha contestó: “Ya que no puedo reconocer al Buda, ¿cómo habré yo de saber qué es el Buda?” Pubyayashas le contestó: “Si eres incapaz de reconocer al Buda, ¿cómo sabes que esto no es el Buda? ¿Cómo puedes saber que tu incapacidad para ver al Buda no es el mismo Buda?” En ese momento el Bodhisattva Ashvagosha despertó, alcanzó la comprensión profunda, la iluminación. Despertar quiere decir dejar de dormir, levantarse.  De esta manera la transmisión se dio entre el onceavo patriarca y el Bodhisattva Ashvagosha quien se convirtió en el doceavo patriarca indio.

El mismo maestro Pubyayashas le explicó de seguido al Bodhisattva Ashvagosha que en vidas anteriores él había sido un rey que amaba mucho a su pueblo, y que como todos en el pueblo eran muy pobres y casi no tenían ropa, usó sus poderes y se convirtió en un gusano de seda para poder producir la seda necesaria y así  vestir a todos en su reino. Fue en esa misma vida que fue conocido por su imponente voz que buscaba “despertar” a todos los hombres a la Mente-Buda. Se le conocía como “relincho de caballo” que es lo que traduce Ashvagosha. Pubyayashas le explicó esto para que pudiera entender que sus méritos pasados se estaban manifestando en este presente. Convertirse en el doceavo patriarca chino fue la manifestación más poderosa de su Karma en ese momento.

Si en esta vida practicas zazen con sinceridad y te cultivas lo mejor posible, este Karma presente es, sin duda, la manifestación de una energía meritoria que comenzó a moverse en algún momento en el pasado. Quizás no llegues a ser un patriarca, pero si habrás heredado algo de los patriarcas budistas del pasado. Este es tu zazen: tu herencia proveniente de los hombres del Buda.

Sensei Paul Quintero / Monje zen

COMENTARIO: A veces lo que creemos no es, lo correcto y lo que no creemos es lo apropiado. Esto solo podemos evidenciarlo si nuestra Mente está clara. El proceso de aclarar la Mente siempre comienza al aquietarla. Zazen es “aquietar cuerpo, mente y espíritu”. Parece mentira, pero debemos “despertar” a diario. De nada sirve el “satori” de ayer. Ni nuestros pensamientos de antier; ni nuestra imagen del lunes pasado, ni el recuerdo más feliz de nuestra infancia si estos no logran “despertarnos” hoy. Zazen es convertir lo que ya no es en lo que puede ser hoy. Usa todo tu ser para “ser”. Esto es “levantarse”. Esto certifica tu budeidad. Para ser budista, hay que ser budista.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s