Texto 2464 – THIS IS IT

here here

El camino del estar consciente nos permite vivir el momento presente dándonos cuenta de que estar preocupados por lo que podría pasar en el futuro o el estar amarrados mentalmente al pasado son las causas de muchísimos de los problemas que confrontamos en nuestra mente y vida a diario.

Cuando intentamos meditar sin tener ese grado de consciencia de nosotros mismos y del momento, ejercemos una fuerza excesiva tratando de alcanzar o de crear una experiencia relevante (que resultará muy difícil de alcanzar) en nuestras vidas.

En vez de distraernos de la vida y de los hechos a nuestro rededor, debemos concentrarnos en ellos, aumentando nuestro grado de consciencia para vivir con mayor satisfacción el instante presente.

De esta forma debemos concentramos en cada una de nuestras experiencias.

Meditar puede ayudarnos en esto si logramos adaptarnos a cada momento plenamente.

Si, por el contrario, llegamos a creer que debemos forzar nuestra meditación para lograr nuestros objetivos o alcanzar la felicidad, esto puede conducirnos a la frustración y a una tensión extra impidiéndonos alcanzar los resultados beneficiosos de la misma. Nada, de hecho, debido a esta sobre-exageración de la actividad meditativa, llegará a nosotros fluidamente.

El estar conscientes nos permite interesarnos en vivir este momento plenamente, y luego el próximo, y el que sigue.

Estar abiertos a lo que está aconteciendo dentro de nuestro mundo interior y fuera de él, nos ayudará a apreciar todo en nuestra vida.

Lo que está ocurriendo en este momento, es lo que es.

Ya estamos donde deseamos estar, está tan cerca.

Solo podemos errar esta vivencia productiva si vivimos a toda prisa, o si la buscamos al pie del arcoíris tratando torpemente de que esta suceda por arte de magia.

Estando presentes podemos ir más profundamente a nuestro mundo de todos los días (evitando las fantasías) y conseguir paz y agrado con lo que somos y con el dónde estamos.

Darnos cuenta de que lo que buscamos está bajo nuestras narices aportará una mayor riqueza a nuestras vidas.

Adam Dacey

 

COMENTARIO: No se puede meditar sin estar presente en tu propia vida. No se puede meditar sin consciencia de uno mismo. Meditar, estando ausente, no te aporta ningún beneficio. Hay quienes creen estar meditando y, al levantarse, inmediatamente se regodean con lo material, con lo vulgar, lo denso expresándolo mediante sus palabras, gestos y acciones ordinarias. Como dije, inmediatamente. Terminar de meditar y comenzar a quejarse de problemas, hablar de política, crímenes, pobreza…no es sinónimo de “haber estado en un estado de consciencia plena. Quienes así “meditan”, no meditan. Si pudiéramos, como dice Dacey, estar en este momento, y en el que sigue y en el próximo “conscientemente” no solo los disfrutaríamos y nos disfrutaríamos más, sino que estaríamos dónde deseamos estar.  Como se indicaría el Zen: sin deseos de buscar nada más. Esto se traduce en “plenitud.

Nota: El número de horas de meditación déjenselo a los taxímetros. Escapen de esa estupidez, por favor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s