Texto 2474 – BODHISATTVAS Y MONJES A TU LADO

monje ora

Muchos creen que las personas comprometidas con el budismo son seres insensibles ante la muerte o la tristeza de otros. Desde el punto de vista de la impermanencia  y del Karma, tanto monjes como Bodhisattvas budistas comprenden- debido a su asociación íntima con el Dharma de Buda gracias al desapego – que los eventos relacionados con lo transitorio de la vida y del mundo son solo expresiones de la impermanencia. Pero, nunca dejan de ser humanos. Ver a un monje llorar o sufrir por un evento familiar o social trágico es una manifestación de su humanidad, de su misma compasión y empatía que lo une a esta familia humana. No tiene nada de raro, ni es condenable o criticable. Ante el sufrimiento de amigos o desconocidos el monje se hace uno con el dolor de sus semejantes; está es la compasión a la que tanto apunta el Dalai Lama. En los medios sociales es muy famosa una imagen del monje budista Sokan Obara inclinado ante la devastación de un tsunami /terremoto ocurrido en Japón. Su ser humano se dobla ante el dolor, la muerte y la devastación dejada por ese tsunami. Esa prosternación o inclinación son sus mismas lágrimas.

Por otro lado, desde la Mente Clara, el practicante budista despierto y sincero ora silenciosamente por el despertar de quienes sufren. Comprende la impermanencia y busca la manera de calmar el espíritu de quienes sufren por medio de palabras, silencio, gestos o conversaciones sabias. Es decir, que monjes o Bodhisattvas se asocian perfectamente con la dimensión humana afectada por el dolor, y con la dimensión elevada de la Mente Clara que busca la calma y el sosiego de todos a través de sus disciplinas espirituales y sus bendiciones  veces tangibles y a veces no tan visibles.

Para un budista, el sufrimiento del día a día de los hombres pertenece a un nivel de comprensión no muy elevado de la vida. Buda comprendió muy bien el proceso para ser feliz, y debía hacer alusión al sufrimiento (que tan bien conocemos) para ayudarnos a despertar a la verdadera felicidad que conoceremos al serenar cuerpo y mente. Para un budista, es ese mismo sufrimiento el que conduce al Despertar. Sufrimiento y despertar van de la mano si se ve desde la óptica budista. Vayan mis bendiciones silenciosas y las de todos los monjes y Bodhisattvas del mundo a todos los que sufren.

Sensei Paul Quintero / Monje zen

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s