Texto 2475 – ACCIDENTES QUE DAN FORMA A NUESTRA VIDA

age

Las aflicciones tienen efectos sobre nuestro cuerpo, del mismo modo que nosotros moldeamos las líneas de nuestra cara en la expresión exacta de nuestro modo habitual de pensar, así también los otros órganos se amoldan y construyen por tal fuerza, y los efectos malos se cristalizan en enfermedades. Toda persona enferma, debe ser estimulada para que se defienda de su enfermedad.  Si un paciente pudiera ver que su consideración tenebrosa de la vida es la responsable de su enfermedad, pudiera cambiar poco a poco si cambia esos pensamientos. No se puede cambiar nuestra manera de pensar  de inmediato, pero sí se puede comenzar por cultivar una actitud mental optimista que se extienda por algún tiempo razonable. Esto nos hará mucho bien, a sanos y a enfermos.

Lo que aún no se ha expresado físicamente como dolencia o enfermedad, si se continúa con la misma energía negativa, se manifestará a mediano o largo plazo. Las aflicciones se convierten en heridas.

Mucho de nuestro Karma actual no es del todo perceptible para nosotros, pero el Zen – no visto como terapia – sí ha divulgado desde hace siglos la posibilidad de sentarse para ver la vida tal como es. No de manera quejumbrosa, todo lo contrario. El Zen permite ver la vida como una energía que puede liberarse del yugo de información negativa presente o heredada…esta que se deposita en nuestra mente para luego expresarse como enfermedades.

El solo hecho de calmarnos mientras meditamos nos permite equilibrarnos con las fuentes de vida fresca que existe en el universo. Taisen Deshimaru siempre hablaba de “conectarnos con el cosmos”. A esa conexión me refiero. Respirar conscientemente es un gran primer paso. Respirar siguiendo la enseñanza del Zen nos permite transformar el ambiente pesado y marchito que existe en nuestra mente. No es un cuento. A eso se refiere esta frase: Si un paciente pudiera ver que su consideración tenebrosa de la vida es la responsable de su enfermedad, pudiera cambiar poco a poco gracias al cambio de sus pensamientos.

Sentarse en zazen no es una cura, no es medicina…pero poder “ver” la consideración tenebrosa de nuestra propia vida es un gran avance en el camino hacia la salud. Estos accidentes son poderosísimos pues son creados por nuestra propia mente indisciplinada. La primera etapa de la luminación (espiritual y física) se da cuando aclaramos nuestras consideraciones mentales.

Si mil pensamientos ruines arrugan la cara, piensa en lo que millones de estos pensamientos pueden hacerle a tu espíritu.

No debemos dejar que los accidentes de una vida mal conducida nos den forma. Esto es como ser tatuado por un ciego”. –  Deng Ming Dao.

Durante zazen el Karma aparece en el espejo de la conciencia. Observarlo es confesión. Entonces se realiza el Karma y se extingue”.  – Taisen Deshimaru Roshi

 

Sensei Paul Quintero / Monje zen

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s