Texto 2510 – SEAMOS INCOHERENTES

ata

Incoherente viene de incoherencia, sin herencia. En nuestra vida en algún momento deberíamos ser incoherentes deshaciéndonos de toda herencia negativa que nos hayan transmitido nuestros antepasados. Tú puedes elegir ser incoherente con toda herencia ancestral si esta te esté dañando. Es importante que sueñes con lo que tú desees vivir, esto te dará energía y fuerzas para seguir adelante y no detenerte en espacios inundados de energías estancadas. Sueña y proyéctate en tu meta, así no tendrá lugar donde habitar la depresión ni en tu mente ni en tus emociones. Una vida llena de incoherencias te libera. Uno no viene a esta vida a vivir por otros. Uno viene a disfrutar de su existencia. Las calamidades o energías atávicas negativas y limitantes se transforman en demonios hambrientos que te comen  junto con tus ilusiones y tu libertad impidiéndote ser tú mismo poco a poco. ¡Seamos pues, incoherentes!

“Cuando en el seno de la madre el niño forma su cuerpo físico, apela a su familia invisible que en el más allá es muy numerosa, para que le ayude en esta construcción. Así pues, de todas partes llegan los padres, los abuelos, y hasta los lejanos antepasados, y se ponen manos a la obra. Por eso, el cuerpo físico está condicionado por el atavismo, la herencia. Y esta herencia puede ser sana o enfermiza. Toda una generación, a veces varias, participa en la construcción del cuerpo del niño, que es, por tanto, el reflejo, la síntesis, de estas generaciones de seres escalonadas a través de siglos y milenios. Por eso es tan difícil escapar al atavismo, a la influencia de una familia. Únicamente el discípulo que ha sido instruido sobre la omnipotencia del espíritu sobre la materia, consigue, poco a poco, cambiar su herencia”. – Omraam Mikhael Aivanhov

 

COMENTARIO: Gravísimo error cometen los padres cuando les asignan los mismos nombres de los ancestros fantasmas a sus hijos, encasillando o sentenciando a los recién nacidos. Nombres estos que solo fortalecen los nexos con las costumbres, hábitos, comportamientos y emociones de seres que se regocijan al ser rescatados a través de sus nombres para así poder perpetuarse en el tiempo un tanto más a través de vidas ajenas. Despertar dentro esta realidad repleta de ignorancia es esencial para poder vivir plenamente cada vida humana. Cuando meditas y te estudias a ti mismo, fortaleces tu libertad. Por eso, la monja zen Saki Sho dice: “Tu libertad depende de tu disposición para comprender”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s