Texto 2512 – LA SANA COMPRENSIÓN DEL AQUÍ Y EL AHORA

here nowesta

Siempre que hablamos del aquí y el ahora damos por sentado de que esa frase, idea o vivencia es perfecta en sí misma. Vivir el aquí y el ahora de manera hermética puede no ser tan liberador como creemos. Tomamos la idea del vivir el aquí y el ahora como una panacea universal perfecta. Les invito a ver estas líneas del libro “El Hombre, Retos, Dimensiones y Trascendencia” de Viana, Desiato y de Luis de Diego sobre la rígida idea de vivir “únicamente y radicalmente” el aquí y el ahora:

“La sensación es la de vivir en un mundo concreto, sin génesis ni propósito, cosificado e incapaz de ser entendido. Como impúberes  manejamos increíbles artefactos cuyo interior desconocemos. Es aquí donde el esbozo momentáneo adquiere valor de única realidad; el placer inmediato, de único sentido de la vida: El zumo de naranja en la boca, la piel cálida, el perfume repentino. Uno se aferra a lo más próximo, a lo que está a la mano, a lo “concreto”, y desdeña las metas lejanas y el planear dentro de amplios conjuntos, reduciendo la vida al “ahora y el aquí”. Lo cual es patológico, destruye la fantasía, la memoria, la previsión y la retrovisión: Cosifica, aliena”.

Si tu vivencia del aquí y el ahora no es una vivencia productiva, que se relaciona con los seres que viven a tu alrededor, con los vaivenes de la vida, con la amistad, el amor, la creatividad mental y espiritual, los sueños y las creaciones del espíritu, tú lo que estás es reducido a una vida-concepto-zen totalmente artificial, aislada y fuera del contexto vida-tiempo.    

Cuando nos seducen los conceptos de libertad que no nos permiten dialogar ni desarrollar empatía con la vida misma, el aquí y el ahora del Zen podría no ser muy bien comprendido ni asimilado por muchos. Tú vida incluye toda tu vida. El punto es que debes estar en el aquí y el ahora para disfrutarla ampliamente. Desde los detalles mínimos hasta paisajes extensos. El hombre que se estanca en un aquí y ahora enfermizo puede llegar a dejarle todo el resto de su vida y su aprendizaje del pasado a una suerte de “que sea lo que sea”. Y, esto, no es sinónimo de una vida bien vivida (primum vivere) ni del gozo que cada instante que pasa y vives te proporciona. 

Sensei Paul Quintero / Monje zen   

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s