Texto 2528 – ZAZEN Y LOS ATRIBUTOS DIVINOS

hand text

Según el Cristianismo, existen 3 atributos que solo Dios posee: la omnisciencia, la omnipresencia y la omnipotencia. Esto significa que Dios conoce todas las cosas reales y posibles, que está presente a la vez en todas partes y que todo lo puede.

De acuerdo con las enseñanzas de los maestros Zen y mediante la práctica de Zazen podríamos ser capaces de experimentar la omnisciencia, la omnipresencia y la omnipotencia.

Pero ¿cómo es posible que sentándonos en un cojín, podamos ser omniscientes, omnipresentes y omnipotentes? 
Para conocer todas las cosas reales y posibles (omnisciencia), no basta con leer todos los libros del mundo, pues prácticamente es imposible hacerlo en una sola vida y aunque lo lograras, te faltaría el conocimiento que está más allá de las palabras. Esta comprensión y nivel de consciencia solo se puede lograr gracias a la meditación. Al despojarte de todas tus ilusiones, zazen te permitirá conocer la realidad.

Asimismo, es posible ser omnipresente solo cuando logramos estar completamente presentes en todo momento. Cuando nuestra atención y nuestra consciencia están puestas en “el aquí y el ahora“, nuestra consciencia se vuelve universal y es así como se vuelve omnipresente. 

De igual forma, podemos lograr ser omnipotentes gracias a la práctica de zazen, ya que nos liberamos de las limitaciones heredadas de nuestros ancestros y que hemos reforzado inconscientemente

Los lectores se preguntarán ¿entonces si practico zazen seré como Dios? No lo sé, el propósito del Zen no es discutir ideas para sacar conclusiones. En la práctica del Zen lo único importante es que te sientes en tu zafú sin sobre-esforzarte y sin buscar nada.

No importa cuánto tiempo practiques zazen, nunca te convertirás en nada especial” dice el Maestro Kodo Sawaki. Si practicas zazen buscando adquirir superpoderes o convertirte en Dios, seguramente no conseguirás nada.

Rubí Saki Shō / Bodhisattva del Linaje de Taisen Deshimaru 
NOTA: el propósito de este texto no es el de comparar doctrinas para juzgar cuál es mejor, sino para que el Cristianismo y el Zen se nutran mutuamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s