Texto 2559 – LA LIBERTAD DEL VACÍO

images (3)

Siempre he dicho que uno no puede alcanzar la libertad, uno no puede volverse libre – la libertad del Zen es la libertad del vacío; y este vacío no puede ser atrapado por nadie, si no, no es un vacío, es un objeto. El vacío no tiene imagen mental cuando se realiza.

En la práctica deben ver lo que pasa en ustedes cuando aparecen las preocupaciones, los pensamientos, los deseos, las esperanzas. Solamente así pueden descubrir la raíz de la dificultad; si no, quedarán encerrados. Que estén sentados sobre un cojín o sobre un sillón será igual. Unos vienen a practicar el Zen y piensan que porque se sientan sobre un cojín y escuchan mis bobadas van a cambiar, van a lograr algo; después de unos meses o de unos años se van porque no han logrado nada.

Deben llegar a la condición de no solo no buscar ni conocer más, sino de no estar más. Deben percibir las molestias de la mente cuando esta trata de atrapar algo. Y deben tener deseos de olvidarse de todos los cuentos, de todas las verdades que les metieron en sus mentes, en sus cerebros. No puede quedar ningún condicionamiento. Entonces los seres celestiales no podrán encontrarlos y los demonios tampoco.

 Y esa es la libertad misma, no la libertad que uno “posee”. Es esto lo que deben descubrir a través de la práctica de zazen. Zazen no es un sistema de pensamiento, una disciplina, un método… no sé qué más…un condicionamiento, una costumbre. Deben volverse totalmente naturales; esa condición natural que existe antes de todo condicionamiento, de todo conocimiento, inclusive del conocimiento de nosotros mismos.  Deben, en cuatro palabras, olvidarse de ustedes mismos.

André Reitai Lemort / Maestro zen  (Colombia)

COMENTARIO: Lo fundamental en este texto es conocer lo que el vacío representa. Si no vamos más allá de nuestras propias ideas, el vacío solo será una mentira más que habremos de coleccionar. La libertad “personal” no puede ser libertad. No se puede uno quedar encerrado (atrapado) en sus propias ideas. Hishiryo es encontrar, a través de la práctica de zazen, la libertad que no puede ser personalizada, individualizada. El vacío existe cuando logras olvidarte de ti mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s