Texto 2584 – EL ZEN Y 2019

2019

El Zen no tiene años. Pero todos vivimos, por acuerdo subconsciente, en años. El Zen nació hace mucho como una meditación que incentiva la conexión con otros niveles mentales que tienen afortunadamente la capacidad de nutrirnos desde perspectivas más sutiles y menos densas que el mundo material que nos rodea.  Esta conexión no tiene nada que ver con los años, ni en el que se vive, ni con los años que tenga la persona que medita.

Es muy importante ver al Zen como una corriente de aire puro que llega cuando estás sumergido en el humo cotidiano de los quehaceres y de los problemas que te asfixian, como una carta inesperada de alguien inesperado que llega a tu buzón, o como un nuevo sabor de algún té que aparece sorpresivamente en el mercado. Si no podéis ver al Zen como os lo acabo de expresar figurativamente, deberíais considerar el poema de Yalal Al Din Rumi que nos invita a ser seres conscientes de la necesidad de cambiar:

“Los que no sienten el Amor

Jalándolos como un río,

Los que no beben el amanecer

Como agua de manantial,

O no toman el atardecer como una cena,

Esos, no quieren cambiar”.

Esta es una manera muy poética de entender la importancia de ver al mundo y a la vida como una gran oportunidad para salirnos de lo establecido.  Beber el amanecer cual un desayuno o tomar el atardecer para la cena son la orientación más clara de la importancia de disfrutar el día, el momento, el mes, el año. 2019 es solo eso: estar conscientes de que el cambio depende del disfrute del tiempo. Del poder agradarse con el amanecer, el atardecer y el anochecer. Poder degustar el tiempo que se tiene es sinónimo de cambio. Se disfruta lo que se tiene a cada instante. Eso es suficiente para decirnos que “estamos cambiando”. En el Zen no hay apuro pues siempre estamos en el aquí y el ahora. Sentir el día es Zen. Feliz 2019 para todos ustedes, amigos del Dharma, gente de buenos ánimos en cada amanecer. El Dharma es justamente eso: despertar al tiempo real.

La línea que sigue a este pedacito del poema de Rumi dice:

Déjalos dormir”.

No más comentarios.

Sensei Paul Quintero / Monje zen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s