Texto 2669 – EL PATIO TRASERO DE LA IGNORANCIA

Buda dijo:No crean todo lo que se les dice. Duden. Y comprueben lo que es una aparente verdad por ustedes mismos. Si no, deséchenla.”

Hombres y mujeres de bien, ya estamos en el año 2020. ¿Y qué tal si el famoso subconsciente del que tanto nos han hablado fuese tan solo una caja llena de recuerdos tirados desordenadamente en un patio trasero de cualquier casa? Basta de tanta influencia de parte de esta teoría un tanto nefasta y limitante; basta de creer en este supuesto regente que no nos permite ser tan libres como lo deseamos. Es más conveniente que hablemos, actuemos en el presente sin atender a la idea de los fantasmas subconscientes. Ya basta de limitar nuestro presente por todo aquello que guardamos en el subconsciente. Ese subconsciente es solo basura, recuerdos, desorden y confusión. No es real. No se puede tocar, es un mito.

Dejarse llevar por esas teorías psicológicas obtusas equivale a caer un tanto en aquello de que “bueno, no puedo hacer nada…pues mi subconsciente me dirige”.  Saki Sho, monja zen, dice: No podemos echarle toda la culpa al subconsciente porque sería como decir que nadie tiene salvación (posibilidad de Liberarse). Todos sí tenemos esta posibilidad ya que todos tenemos la capacidad de confirmar nuestra Mente de Buda”.

El subconsciente no pasa de ser más que un patio mental de ignorancia. En el budismo se dice: “Dado a la ignorancia que nosotros traemos del pasado (estamos hablando esta vida y de nuestro pasado en esta misma vida) estamos inclinados a emitir juicios que nos limitan. Reforzadas por la avidez y el enojo nos confundimos y creamos puntos de vista errados sobre las cosas en nuestra vida. Esto ocurre en nuestra mente presente. Es por esto, que, así como las plantas requieren de sol para florecer y dar frutos, se necesitan condiciones similares para el desarrollo de un comportamiento humano fresco y radiante. Cuando las cosas y las personas que nos rodean evoquen puntos de vista y emociones guardadas, debemos confiar en “nuestra sabiduría” y nuestra “mente verdadera” para evitar contradecirnos en la vida y llevar a cabo exitosamente acciones positivas para conducirnos virtuosamente”.

El basurero mental, al cual llamamos subconsciente es un caos inventado para limitar a todas las sociedades. “No podemos pasarnos la vida poniendo de excusa el famoso subconsciente, porque sí tenemos la capacidad o posibilidad de verlo extinguirlo; si hacemos el esfuerzo justo, claro está.” – añade Saki Sho.

Taisen Deshimaru dice: “Porque la clave del florecimiento del ser humano está en la disminución, la liquidación del inconsciente: hacer que aparezca en la superficie, eliminarlo, disolverlo, destruir a la persona artificial”.

Esta es la práctica refrescante de todo budista, y zazen nos permite vaciar esa acumulación ignorante de puntos de vista y energías cerradas.

El maestro zen Bankei (1622-1693), decía que uno cae en el reino de los engaños mentales desde el mismo momento en que empieza a asociarse con otra gente y sus engaños. Uno, dice él, se va habituando a estos engaños hasta que toda su mente se llena de engaños y funciona con ellos “sin supervisión alguna”. Pero ninguno de tus pensamientos engañosos nació contigo. No estaban contigo al momento de nacer. Y, si se concentran y se afirman en la Mente-Buda (Mente Clara), estos dejan de existir.

Nuestra práctica budista nos dice: “Nuevo zazen: nueva mente; nueva mente, nuevo zazen”.

Trata de entender que tu casa no tiene patio trasero. Tu casa solo tiene un hermoso patio delantero y una amplia calle llena de luz y esperanza frente a ella. Cuando uno se sienta en zazen, la casa mental se construye en ese mismo instante. Esta nueva casa, no obstante, no tiene forma, ni paredes, ni estructuras. Para un budista, este nuevo “refugio” está integrado por el Buda, el Dharma y la Sangha…que no tienen forma.  Cada nuevo zazen conduce a una nueva casa. El ADN de un buda es incierto: cambia y crece de manera maravillosa a cada instante. Este es el buen karma de los budas.

Paul Do Sho Quintero / Rubí Saki Sho Uzcátegui (Monjes zen)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s