Texto 184 – LA REALIDAD DE ESTAR EN UNA VÍA

La Via es amplia, la puerta esta abierta!

No se porque la gente común cree que estar en algún movimiento religioso- espiritual es sinónimo de ser un ser perfecto, armonioso, excelso, maravilloso y feliz. No se debe creer que esto es la norma. Puede ser que encuentres algunas personas aparentemente felices y armónicas en tu grupo de meditación, yoga, de oración, etc., pero no debes creer que quien está en una vía es porque ya resolvió su problema interno. Al contrario, estar en un camino como la Vía del Zen, no es sinónimo de realización.

La gente que se reúne a meditar es gente normal. Normal: con problemas, con ira, gente que critica, gente que lleva cuentos de sus propios amigos a otros amigos, gente inestable, gente irritable, gente con aires de grandeza, con prejuicios de manías, y otros con baja autoestima. Y eso es lo que hace que los grupos sean humanos.     La sólo idea de buscar un camino espiritual es sinónimo de que deseas en el fondo mejorar, ser más sincero, ser más dado, corregir tus errores, ser mejor persona. Eso es todo.

Si la Vía del Zen estuviera llena de santos, sería muy exclusiva. Y Siddharta Gautama, el Buda, nunca dijo que lo fuera. De hecho la primera gran verdad del Budismo es que todos sufrimos. Todos tenemos demonios que vencer. Por eso sufrimos. Para eso se practica la meditación sentada: para día a día luchar y vencer los demonios de ese día.  Zen quiere decir justamente esto: exorcizarse. Ese es nuestro reto diario.     Por eso me alegro de ser imperfecto. De ser un humano más. De caminar esta vía señalada por el Buda para ir, cual matador de plaza de toros, matando. Pero no matando toros. Matando ignorancia.

Me postro ante ustedes amigos de la Vía, me sonrío, y sigo practicando. A lo mejor de esta misma naturaleza humana se reía a carcajadas Ryokan todas las noches antes de acostarse. We are only human. Si no lo creen, mírenme a mi.

Sensei Paul Quintero

Anuncios

Publicado por

budasdeagua

Paul Quintero es monje Budista Zen e instructor de Caligrafía China. Es discípulo directo) de Taisen Deshimaru Roshi (ordenado en 1981 en Francia. Estudió caligrafía china con Jacques Foussadier (Paris, Francia) y con la Sensei Mary Onari (Venezuela). Fundó su escuela Budas de Agua en 1.999. Dicta talleres de caligrafía china y dibujo Zen concentrando la atención en el ritmo respiratorio para hacer del aprendizaje de esta escritura- arte una meditación en movimiento. Su arte combina los mensajes del Dharma de Buda con las figuras originales de sus famosos dibujos de monjes budistas.

2 comentarios sobre “Texto 184 – LA REALIDAD DE ESTAR EN UNA VÍA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s